La probabilidad de que se produzca El Niño, un fenómeno climático que aumenta la temperatura promedio del planeta, es de entre el 75 y el 80% en los próximos tres meses, indicó el martes la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El episodio sin embargo no será de gran intensidad, según el último boletín publicado por esta agencia de la ONU con sede en Ginebra.

“El episodio El Niño previsto no deberá ser tan intenso como el de 2015-2016, que provocó sequías, inundaciones y el blanqueo de los corales en diversas regiones del mundo”, declaró Maxx Dilley, que dirige la Oficina de la Predicción del Clima en la OMM.

Pero “asociado a los cambios climáticos a largo plazo, este episodio podría hacer que las temperaturas aumenten aún más en 2019 a escala mundial”, añadió.

Por ahora, “las temperaturas de la superficie del océano ya se corresponden con un episodio de El Niño de baja intensidad en algunas regiones del Pacífico tropical”, precisó la OMM en un comunicado.

Pero la atmósfera no ha reaccionado aún a este aumento de la temperatura y los vientos en altitud, la nebulosidad y la presión a nivel del mar no son aún característicos de un episodio de El Niño, según los expertos.

Consideran por tanto que la probabilidad de que un episodio de este fenómeno meteorológico se produzca antes de febrero de 2019 es de entre el 75 y el 80%. A mediados de septiembre, la OMM había considerado que las posibilidades de que resurgiera El Niño durante el último trimestre de 2018 eran del 70%.

Aunque el episodio no será de gran intensidad, “puede tener efectos considerables sobre los regímenes de precipitaciones y las temperaturas de muchas regiones”, advirtió Dilley.

El Niño, una anomalía oceánica y atmosférica que se apodera del Pacífico tropical, afecta cada tres o siete años a las temperaturas, corrientes y precipitaciones