[dropcap]L[/dropcap]a siembra del cereal atraviesa sus tramos finales, con 94% de la superficie nacional ya cubierta hasta el 11 de agosto, según datos del Ministerio de Agroindustria. Con la llegada de agosto las condiciones climáticas han mejorado en buena parte del país, con precipitaciones escasas o nulas y registros de heladas normales para la época. Si bien las reservas de humedad siguen siendo abundantes en los principales núcleos trigueros, ya se detectan zonas del país –como Córdoba o el noroeste de Santa Fe- con probabilidad de ingresar en situación de déficit hídrico si en las próximas semanas no aparecen nuevas lluvias para acompañar el período de floración del cultivo.
En su estimación mensual nacional, GEA – Guía Estratégica para el Agro ajustó su previsión de área sembrada hasta 4,61 M ha, incrementando sus números para Entre Ríos, Santa Fe y Córdoba. Dicha corrección compensó el recorte efectuado en la superficie de la provincia de Buenos Aires, que no completará su intención inicial ante el retraso de la cosecha gruesa y los problemas de anegamientos. Al ser la zona de mayor potencial triguero del país, las proyecciones de rendimiento deberían castigarse. Suponiendo que el 97% del total llegará a cosecha, se requiere un rinde promedio de 31,3 qq/ha para la producción se ubique en 14 Mt. Dicha productividad fue alcanzada solamente en los años 2010 y 2011.
Commodities_3
Teniendo en cuenta que la próxima campaña tendrá más producción pero menor stock al inicio, es probable que en 2017 no se presenten cambios significativos en las cantidades destinadas a consumo interno y exportación respecto del ciclo en curso. De todas maneras, un cambio fundamental podría ser la mayor disponibilidad de trigos de calidad, algo que escaseó a lo largo de este año. Esta expectativa se apoya en el notable incremento que se observó este año en los planteos de buen nivel tecnológico. De ser el caso, las primas por contenido proteico o peso hectolítrico tenderán a achicarse significativamente o desaparecer.
[box type=”shadow” align=”alignleft” class=”” width=””]Cerca del 10% del saldo exportable del próximo año ya se encuentra comercializado en el mercado local, mayoritariamente en operaciones a precio firme. Hay además unas 180.000 tn de DJVE informadas con plazo de 180 días para el embarque a partir de diciembre. Esto contrasta fuertemente con el escenario que se presentaba a la misma altura del año pasado, prácticamente sin negocios a cosecha y con alta incertidumbre cambiaria y de política comercial. La mejora interanual de los valores forward en dólares supera el 15%, mientras que el tipo de cambio escaló 60% en el mismo período.[/box]
Por su parte, el mercado disponible de la zona de Rosario continúa sin sobresaltos, con precios en torno a $ 2.400/ton en condiciones Cámara. La participación de la exportación se limita a aquellos participantes que todavía tienen compromisos de embarque para las próximas semanas. Entre diciembre y julio las ventas externas totalizaron casi 7 Mt, estimándose que otras 150.000 tn salieron en las primeras dos semanas de agosto. Las DJVE de la campaña en curso acumulan 7,22 Mt, con poco margen para escalar mucho más ante el inminente inicio de la cosecha brasileña y la falta de competitividad para alcanzar a otros destinos en esta época del año.