Avanzan acuerdos entre CAMyA y la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario por transparencia comercial

El Comité Directivo de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMyA) mantuvo un encuentro con el Director Nacional de Control Comercial Agropecuario, Marcelo Rossi, en donde junto a su equipo de trabajo abordaron cuestiones vinculadas a la regulación de la actividad de este eslabón de la Cadena de Comercialización de carne vacuna.

En el contexto de una mayor búsqueda de transparencia comercial, los integrantes de la cámara que nuclea a matarifes y abastecedores –representados por su secretario Leonardo Rafael, Sergio Pedace y el asesor impositivo Ricardo Robledo– analizaron junto a las autoridades la implementación del Remito Electrónico Cárnico (REC) y la inscripción de los puntos de venta minorista al Registro Único de la Cadena Agroalimentaria (RUCA). “Además de las carnicerías, deben registrarse los supermercados, los hipermercados y las cámaras”, sostuvo Rafael.

En este sentido, cabe recordar que, durante los primeros días de septiembre, la Secretaría de Agricultura nacional publicó la Resolución 306/2018, en donde se dispuso que las carnicerías deberán anotarse en este registro. El texto de la normativa señala la necesidad “de incorporar al segmento minorista dentro del RUCA, ello a fin de obtener información relevante sobre el mismo, así como apuntar a una fiscalización más efectiva de la cadena de valor”.

El trámite es online y gratuito y como único requisito los usuarios deben contar con habilitación municipal. Así, los operadores del sector que presten servicios de faena propios o a través de terceros, matarifes, abastecedores, remates, consignatarios directos, etc., solamente podrán comercializar sus productos con carnicerías que cuenten con la correspondiente inscripción en el RUCA.

Al respecto, los representantes de la CAMyA propusieron la implementación una modalidad de pago a cuenta por parte de las carnicerías, como complementaria al REC y a la inscripción en el RUCA. La propuesta despertó el interés de las autoridades, con quienes se acordó presentar la iniciativa en una próxima reunión técnica.

En esta instancia, Rafael destacó que la propuesta del pago a cuenta confeccionada por CAMyA es una “forma de aportar a la regularización de las carnicerías, en la actualidad estamos trabajando en una propuesta que será evaluada oportunamente por las autoridades”.

En la agenda del encuentro también se destacaron dos cuestiones sensibles para el sector: el pago de multas por bajo peso de faena y el rol de los Abastecedores. Con relación al primer punto, los directivos de la cámara sugirieron que, al momento de calcular el monto de la pena, el mismo debe hacerse sobre el excedente y no sobre el total, ya que se presentan situaciones que se consideran injustas a los fines de su aplicación.

Asimismo, y en relación a los Abastecedores, se propuso la incorporación de estos como integrantes de la cadena, a fin de que se logre la adecuación de todos los actores de la misma