La mayor parte del territorio argentino tuvo un fin de semana largo con condiciones de tiempo más que ideales. Es que las últimas jornadas se han presentado prácticamente sin una nube en el cielo sobre el centro y norte de Argentina, con temperaturas cálidas pero con ambiente confortable que invitaban a disfrutar al aire libre estos días de descanso.

Al mismo tiempo, un primer sistema de baja presión ubicado actualmente entre Tierra Del Fuego e Islas Malvinas dejó lluvias de variada intensidad en el extremo sur argentino, con ambiente bastante ventoso durante los últimos días en el territorio patagónico. Un segundo sistema de baja presión, más profundo, se ubica sobre las costas del extremo sur de Chile y será el encargado de traer cambios meteorológicos en las próximas jornadas.

Los cambios son inminentes en el sector cordillerano argentino. Este martes habrá nevadas de variada intensidad en la cordillera patagónica, especialmente en las cotas más altas de Chubut, Río Negro y Neuquén en donde podrían acumularse más de medio metro de nieve. Moviéndonos por la cordillera hacia el norte del país, el viento será el gran protagonista. Especialmente en la región de Cuyo, se esperan intensidades en alta montaña que podrían superar los 100km/h. En zonas precordilleranas, es probable la ocurrencia de viento Zonda, con mayor probabilidad durante el miércoles día en el cual podría bajar a las ciudades capitales de San Juan y Mendoza.

Condiciones de tiempo mayormente soleado predominarán este martes nuevamente en la mitad norte del país, con temperaturas en leve ascenso alcanzando marcas por encima de los 30°C en la mayor parte del área.

¿Cómo sigue la semana?

El sistema de baja presión mencionado se moverá hacia el norte por la costa del Pacifico permitiendo el ingreso por detrás de un sistema de alta presión en superficie que se moverá desde el sur patagónico hasta las costas de la provincia de Buenos Aires durante los próximos días. Esta configuración de sistemas sinópticos propiciará condiciones de tiempo más inestables a partir del miércoles o jueves, cambiando el viento al este en el centro y norte del país con ingreso de mayor humedad.

Bajo estas condiciones, el miércoles podemos esperar los primeros chaparrones o tormentas dispersas afectando las provincias centrales del país, con un leve descenso de temperaturas que comenzará a sentirse en el sector sur de la región pampeana. Por su parte, el extremo noreste argentino seguirá influenciado por temperaturas altas, y podrían presentarse lluvias y tormentas más generalizadas

Para el jueves, los vientos del este ganarán intensidad en la franja central del país, acentuando el descenso térmico aunque no será marcado. Se espera una jornada notorio aumento de nubosidad en Cuyo y región central, con lluvias y algunas tormentas afectando fundamentalmente La Pampa, Mendoza, San Luis y Córdoba.

Hacia el final del día también se activaría con lluvias y tormentas la región noroeste del país.Un panorama similar se estima para el viernes y sábado, con precipitaciones en forma de lluvias y tormentas concentradas desde el centro hacia el oeste del país, mientras que el este argentino estará más influenciado por altas presiones inhibiendo en buena medida la posibilidad de lluvias.

Nuestro modelo de confianza ECMWF sugiere que al cabo de esta semana, las precipitaciones se habrán hecho presentes en casi toda la Argentina con este cambio de tiempo previsto. Los mayores acumulados de precipitación se esperan en regiones donde serán muy bienvenidas dado el déficit de agua existente: Córdoba, San Luis y La Pampa. También habrá lluvias totales importantes en el noroeste y extremo noreste argentino. En la provincia de Buenos Aires, sur de Santa Fe y sur de Entre Ríos si bien se esperan algunas precipitaciones, estas serían mucho más modestas, con estimaciones por debajo de los 15mm