A partir de la publicación de la Disposición n° 4/2018 anunciada hoy en el Boletín Oficial la Secretaría de Gobierno de Agroindustria del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, a través de la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario, incorporará en el Registro Único de la Cadena Agroalimentaria (RUCA) la totalidad de los ingenios azucareros en actividad.

El objetivo de la Dirección Nacional es conocer el origen de la caña destinada al proceso industrial y el volumen producido anualmente, discriminando la totalidad de los productos y sub-productos que resultan del proceso de refinamiento. A partir de la inscripción de los ingenios esta información se encontrará disponible, lo que permitirá transparentar la cadena comercial.

Determinar el volumen total de la cosecha y conocer el dato de excedente del año anterior, establecerá el tonelaje con destino a la exportación y también el saldo que se reservará para consumo interno.

Por otra parte a partir de la implementación de este registro se podrá identificar la salida del azúcar con los datos de los propietarios y vendedores del producto terminado. Este proceso se realiza bajo distintas modalidades, en algunos casos el Ingenio industrializa la caña de propia producción o la compra a productores, en otros casos brinda el servicio industrial a terceros o también puede recibir la caña bajo el sistema de maquila.

En el caso que productor cañero, sea vendedor de azúcar o subproductos, deberá inscribirse como Usuario de Industria, con lo cual se podrá identificar en todos los casos quienes comercializan lo producido en cada zafra.

Esta matriculación obligatoria, es el inicio de un proceso de control integral, y se complementará en una segunda etapa con acciones de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), cuando sea efectiva la obligación de implementar el remito electrónico para respaldar tanto los movimientos del azúcar, como también informar el tratamiento al que es sometida dentro de los ingenios al refinarla.

El desarrollo de la actividad azucarera se ha transformado en una cuestión estratégica para el Estado Nacional, a fin de establecer reglas claras e igualitarias que propicien la sana competitividad en el país. Es importante contar con un registro unificado que contenga los distintos operadores de la actividad azucarera a efectos de permitir y facilitar la fiscalización conjunta de toda la cadena, incluyendo los actuales circuitos informales que son los que mayor distorsión producen en el adecuado funcionamiento del sector