El representante de la Unión de la Industria Cárnica (UNICA) en el Consejo del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), Jorge Torelli afirmó este jueves que en el país el consumo de proteína animal se mantiene dentro de los parámetros habituales y subrayó que los argentinos duplican al promedio de países desarrollados.

“En la Argentina el consumo no cayó, se mantiene entre los 55 y 60 kilos, más precisamente estamos en 57 kilos, que sumados a 45 de aves y 18 cerdos, son 120 kilos por habitante por año; que es igual al consumo de los norteamericanos”, destacó el directivo, quien tuvo a su cargo el cierre del seminario brindado por el IPCVA en el Centro de Convenciones de Posadas. “Según un informe de la FAO – agregó – el consumo de carnes en países desarrollados es de 67 kilos; estamos en el doble”.

En ese sentido sostuvo que – a pesar del contexto económico – el mercado argentino se encuentra bien abastecido. Dejó entrever que una de las claves está en el precio. “Estamos un poco retrasados respecto de la inflación”, aseveró, para luego mostrar su disconformidad con quienes “por conseguir más lectores” publican que la carne aumentó. “Eso no es así porque en el interanual de los últimos diez meses (el precio) viene creciendo menos que la inflación”, insistió.

También coincidió con el diagnóstico que habla de una ganadería argentina “sobreofertada”, a pesar de que las exportaciones pasaron de 200 mil toneladas en 2016 a cerca de 500 mil toneladas proyectadas para este año. “Estamos en camino de crecimiento, hasta hace dos años estábamos creciendo y nos agarró el impacto del clima, pero el ritmo de crecimiento va a seguir. La demanda de carne en el mercado interno y en el mundo va a continuar, porque claramente la demanda supera a la oferta. Y eso no va a cambiar”, aseveró.

En otro tramo de la entrevista hizo referencia a la actividad ganadera en Misiones, a la que calificó como “muy importante” no solo por su rol económico, sino también por el papel social que juega al promover la permanencia de los productores en su hábitat rural. “Misiones creció mucho en ganadería,tiene un buen stock; eso sí, con características particulares, pero con muchos pequeños productores en los campos, en las chacras y eso es importante, hay que apoyarlos, que no abandonen y que sigan sus hijos. Hay que darles herramientas para que tengan un vida digna”, enfatizó. Entre esas “herramientas” mencionó la confección de un plan ganadero y la posibilidad de lograr transferencia de tecnología a bajo costo, para lo cual asoma como fundamental la asistencia profesional de organismos como el INTA o el Ministerio del Agro.

Sobre el final no tuvo inconvenientes en brindar su opinión acerca de la gestión del presidente Macri con relación al campo en general y al sector ganadero en particular. “Ningún Presidente nos ha recibido tantas veces a los representantes de la Mesa del Sector Carnes y eso es loable. Reconocemos que ha hecho cosas, pero faltan muchas otras por hacer. No soy macrista, vengo de una provincia socialista que es Santa Fe. La semana pasada, por ejemplo, nos reunimos (con Macri) y se dispuso a resolver varios temas. Está en el camino, pero reconozcamos que gobernar la Argentina no es fácil. Nosotros – recalcó – por nuestra parte lo que tenemos que hacer es presentar propuestas y planes serios”