El huracán Florence tocó tierra en la costa este de EE.UU