Según Oil World, el Mundo se encamina a una molienda record en la campaña 2018/2019 con 481 millones de toneladas (Mt) de semillas oleaginosas. Argentina en la campaña 2017/2018 había quedado relegada al 5to lugar como país triturador, luego de haber ocupado el 4to lugar en la 2016/2017. En la campaña 2018/2019 seguiría ocupando el 5to lugar con cerca de 45,6 millones de toneladas. La superarían China, Estados Unidos, Unión Europea y Brasil.
¿Por qué Argentina viene descendiendo en el ranking mundial de molienda de semillas oleaginosas? ¿Por qué sucede esto cuando -año tras año- viene creciendo la molienda mundial con sucesivos records?
La respuesta encierra varios motivos, entre ellos: a) Por la fuerte sequía en 2017/2018, b) las dificultades para retornar a una producción local record de poroto de soja, c) la caída paulatina del área sembrada y d) la eliminación del diferencial arancelario en el complejo sojero dispuesto en el corriente año por el Gobierno Nacional que impacta negativamente en los menores niveles de molienda y hace crecer las exportaciones de poroto sin procesar.
En otro orden, la soja es el producto más industrializado a nivel mundial en el rubro “semillas oleaginosas”. Se esperan en la 2018/2019 una molienda de casi 300 Mt de soja sobre un total de 481 Mt, lo cual representa el 63% del total de semillas oleaginosas molidas. Argentina seguiría siendo el cuarto país en molienda de poroto, aunque dos campañas atrás éramos el tercero.
Nota completa:
Dato N°1: El Mundo se encamina a una molienda record en la campaña 2018/2019 con 481 millones de toneladas (Mt). Argentina en la campaña 2017/2018 había quedado relegada al 5to lugar como país triturador de semillas oleaginosas, luego de haber ocupado el 4to lugar en la 2016/2017. En la campaña 2018/2019 seguiría ocupando el 5to lugar con cerca de 45,6 millones de toneladas. La superarían China, Estados Unidos, Unión Europea y Brasil. 
A continuación se analiza el crushing mundial de semillas oleaginosas. En el mundo los seis principales trituradores de semillas oleaginosas (China, USA, Argentina, EU28, Brasil e India) muelen en conjunto el 71% del total.  En la campaña 18/19 podría llegar a molerse cerca de 481 millones de toneladas de semillas oleaginosas, un record absoluto. La principal semilla oleaginosa triturada es, el poroto de soja, que participa con un 63% del total triturado. La segunda es la colza y en tercer lugar, el girasol. En la campaña recientemente finalizada (ciclo 2017/2018) se molieron a nivel mundial cerca de 474 millones de toneladas de semillas oleaginosas, obteniéndose 121 millones de toneladas de aceites (sumando aceites de todo tipo, ejemplo soja, colza, etc.) y 327 millones de toneladas de harinas de toda naturaleza.
El producto total obtenido de la industrialización en la 2017/2018 ascendió a 449 millones de toneladas.
De los informes de Oil World Statistics del mes de diciembre del 2015, se desprendía en aquella oportunidad que la República Argentina en el ciclo 2015/2016 iba a ocupar el tercer lugar en el ranking de países procesadores de semillas oleaginosas. Finalmente se ubicó en dicha campaña en el 4to lugar. Tres años después, para la 2018/2019, nuestro país se estancaría en el quinto lugar como el que ocupaba en el ciclo 2012/2013 debido a la mayor molienda de Brasil, nuestro hermano latinoamericano.
En efecto, en la campaña 2015/2016 Argentina molió cerca de 46,3 millones de toneladas, siendo superado por China (líder mundial), Estados Unidos de América y la Unión Europea. Ocupó el puesto N°4. En esa campaña, Brasil había quedado relegado al quinto lugar con 41,7 Mt. Sin embargo, lo que se espera para la actual campaña 2018/2019 (período septiembre 2018 y octubre 2019) es una molienda argentina del orden de las 45,7 Mt, por debajo de los registros de los tres países citados anteriormente más Brasil (ver cuadro N°1). Brasil se ubicaría en 47,3 Mt superando a Argentina en más de 1,5 millón de toneladas molidas. Recordemos que Brasil, Estados Unidos, China y Argentina muelen principalmente soja, en cambio la Unión Europea se ocupa centralmente de la colza. Recordemos que son estimaciones de Oil World.
Dato N°2: ¿Por qué Argentina viene descendiendo en el ranking mundial de molienda de semillas oleaginosas? ¿Por qué sucede esto cuando -año tras año- viene creciendo la molienda mundial con sucesivos records? 
Respuesta: Por la fuerte sequía en 2017/2018, las dificultades para retornar a una producción local record de poroto de soja, caída paulatina del área sembrada y la eliminación del diferencial arancelario en el complejo sojero dispuesto en el corriente año por el Gobierno Nacional que impacta negativamente en los menores niveles de molienda y hace crecer las exportaciones de poroto sin procesar.
El mundo crece en esta actividad. Argentina no. La caída de nuestro país del cuarto al quinto lugar en el ranking mundial de semillas oleaginosas en las últimas dos campañas obedece a los siguientes motivos:
a) Fuerte sequía en la 2017/2018. 
Argentina viene de sufrir la peor sequía de los últimos 50 años, lo que generó una caída en la producción de soja de casi 20 Mt en el ciclo 2017/2018 comparado a la campaña anterior. Esa mercadería faltante generará una menor molienda en dicha campaña, en los meses actuales de 2018 y principios de 2019, replicando la misma dinámica producida en el sector en los años de sequía (2009 y 2012).
b) Dificultades para retornar a una producción local record de poroto de soja. 
Luego de la fuerte sequía registrada en la campaña finalizada (2017/2018), se espera que la producción de soja del año siguiente no llegue a los niveles previos a la sequía o a niveles record. Esto sucede habitualmente por la menor aplicación del paquete tecnológico en el cultivo (fertilizantes, insumos, etc.), principalmente porque hay muchos productores que pierden su capital de trabajo, consecuentemente limitando la financiación de la próxima siembra. Este año –ciclo 2018/2019- la situación es más compleja todavía por las elevadas tasas de interés en pesos y dólares que rigen en el sistema financiero local. El aumento en los derechos de exportación y los últimos intentos de incrementos impositivos a nivel provincial (caso Santa Fe) agregan mayor presión tributaria sobre el sector, y específicamente sobre los hombres y mujeres de campo.
c) Argentina viene sembrando menos soja en los últimos años repercutiendo en el procesamiento de soja local. 
En la campaña 2015/2016 se sembraron cerca de 20,2 millones de hectáreas (Mha) de soja en Argentina. A partir de allí se observa una caída en el área sembrada, estimándose que en la 2018/2019 se sembrarán 17,9 Mha.
A nivel global, la correlación entre la producción de oleaginosas y su procesamiento doméstico es alta (Ver gráfico), por ende se espera que una menor producción local implicaría un menor procesamiento de la industria doméstica. Con una siembra de 17,9 Mha en la 2018/2019, se espera una producción de alrededor de 50 millones de toneladas de poroto en nuestro país; siempre y cuando el clima acompañe.
d) La eliminación del diferencial arancelario en el complejo sojero dispuesto en el corriente año por el Gobierno Nacional, seguramente va a implicar menores niveles de molienda en la 2018/2019 y mayores exportaciones de poroto sin procesar. 
Como analizáramos en notas anteriores del informativo semanal, la eliminación del escalonamiento arancelario en el complejo sojero argentino es una medida que no está alentando la industrialización de productos agropecuarios, tanto en soja como en trigo. Esto implicará seguramente una menor molienda de soja en la 2018/2019 y mayores ventas de poroto sin procesar a China.
La medida no favorece ni a la industria ni a los productores agropecuarios argentinos. Nuestros principales competidores y los países de destinos de nuestras exportaciones protegen el agregado de valor en su territorio. Priorizan la utilización de su propio complejo industrial oleaginoso y prefieren, en el caso de los compradores, importar el poroto de soja sin procesar. Si se implementara un escalonamiento arancelario de los derechos de exportación del complejo soja en Argentina se podría neutralizar y/o equiparar parcialmente estas políticas proteccionistas de los países importadores y competidores.
Los beneficios del escalonamiento en los derechos de exportación del complejo sojero para fomentar la industrialización son múltiples, tal como se exponen seguidamente:
c.1) La harina y el aceite de soja tienen más destinos de exportación que el poroto sin procesar (único comprador China), lo cual disminuye los riesgos de no poder colocar nuestras producciones en el mundo y brinda mayor estabilidad a las exportaciones nacionales, considerando que la harina de soja es el producto más importante de la balanza comercial argentina con casi 10.000 millones de dólares.
c.2) Argentina viene perdiendo participación en la molienda mundial de soja. El restablecimiento del escalonamiento arancelario ayudaría a aumentar la industrialización y mejorar nuestra participación en la molienda global.
c.3) El conflicto comercial entre EE.UU. y China traccionará más las compras de nuestro poroto de soja a China a expensas y en perjuicio de la industria de molienda y de la estabilidad de precios para los productores de Argentina. Este conflicto está haciendo crecer a la industria oleaginosa de nuestros competidores (EE.UU.) y la de países clientes de Argentina, en perjuicio de la nuestra. La falta de un escalonamiento arancelario local aumenta el efecto negativo de esta situación en el mercado internacional.
c.4) La industria procesadora de soja permite desestacionalizar las ventas del poroto y de las exportaciones del complejo. Las exportaciones de harinas y aceites dan una mayor estabilidad al mercado de cambios de la República Argentina al proveer divisas con una mayor estabilidad a lo largo del año. La industria oleaginosa argentina le permite al productor colocar mejor el grano afectado en su calidad por problemas climáticos (brotado o dañado). Fomentar la exportación del grano sin procesar puede hacer que el hombre y la mujer de campo tengan en el futuro mayores dificultades para vender el grano dañado o sufrir un castigo significativo en el precio por cuestiones de calidad.
Dato N°3: La soja es el producto más industrializado a nivel mundial en el rubro “semillas oleaginosas”. Se esperan en la 2018/2019 una molienda de casi 300 Mt de soja sobre un total de 481 Mt, lo cual representa el 63% del total de semillas oleaginosas molidas. Argentina seguiría siendo el cuarto país en molienda de poroto, aunque dos campañas atrás éramos el tercero. 
Se expone en el cuadro N°2 la información relativa al tipo de semilla triturada a nivel mundial, la producción mundial de aceites y harinas con semillas oleaginosas.
Según Oil World en la actual campaña podrían llegar a molerse cerca de 481 millones de toneladas de semillas oleaginosas, continuando la tendencia alcista registrada en los últimos años. En el mundo se estarían procesando cerca de 46 millones de toneladas más este año (2018/2019) que hace 4 campañas atrás. La principal semilla oleaginosa triturada es el poroto de soja. En la actual campaña 2018/2019 podrían procesarse cerca de 302 millones de toneladas de habas de soja, lo que representa cerca del 63% del total triturado. La segunda semilla más triturada es la colza (se estima una molienda de 63,5 millones de toneladas en el 2018/2019) y en tercer lugar, el girasol.
Otro dato interesante surge de evaluar cuánto aceite y cuánta harina se obtiene de la trituración mundial de semillas oleaginosas. En la campaña recientemente finalizada (ciclo 2018/2019) se obtendrían  casi 124 millones de toneladas de aceites (sumando aceites de todo tipo, ejem​plo soja, colza, etc) y 332 millones de toneladas de harinas de toda naturaleza. De esta forma, la producción de harina de soja equivalió al 69 % del total procesado y el aceite al 26 %.
Finalmente, el cuadro N°3 nos brinda información sobre los principales países que muelen poroto de soja en el mundo. China, USA, Argentina, EU28, Brasil e India muelen anualmente cerca del 83% del total mundial en soja.
Según las proyecciones de Oil World, la República Argentina también mantendría en la presente campaña el cuarto lugar en el ranking de países procesadores de poroto de soja, con una molienda de 41,9 millones de toneladas. Cuatro campañas atrás, en la 2015/2016, nuestro país ocupaba el tercer lugar en trituración siendo superado por China (líder mundial) y Estados Unidos de América