Organizada por Feder Unacoma, la Federación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola de Italia, la 43va edición de la EIMA se lleva a cabo del 7 al 11 de noviembre. Esta feria bianual recibe visitantes de 150 países, que recorren el inmenso predio en busca de todas las novedades, comparan ofertas y se interesan por estrechar vínculos con operadores de todo el mundo.

“Para nosotros la participación en las ferias es muy importante porque le da visibilidad a los productos argentinos, y además crea oportunidades para las empresas”, subrayó Cristián Dellepiane Rawson, Cónsul y director del Centro Argentino de Promoción en Milán.

“Las empresas no sólo vienen a mostrar sus productos sino que también pueden interactuar con actores del mismo sector, lo que les permite generar negocios, hacer acuerdos entre empresas, incorporar tecnología, y tener una visión del país adonde quieren llegar con sus productos. Eso se ve claramente en la EIMA, donde se ve mucha maquinaria que ha sido adaptada para el mercado italiano”.

En el Pabellón Argentino, una delegación de empresarios, técnicos y desarrolladores representan a la maquinaria argentina. “Presentamos tecnológicamente a nuestro país, y es un efecto de promoción hacia la venta de maquinaria”, señaló el ing. agr. Mario Bragachini, del INTA Manfredi, “Es reconocido nuestro know how en siembra directa, en silobolsa, en agricultura de precisión, nuestra eficiencia en producción de soja, y todo de manera sustentable.

Entonces todo el mundo se acerca para ver cómo es un país que produce 10 veces más alimentos del que consume: casi 3000 kilos de granos por habitante. Lo hacemos a través de tecnología, y estamos dispuestos a transferirla siempre y cuando seamos un oferente preferencial porque tenemos los mejores fabricantes de maquinaria agrícola de varios rubros”.

Bragachini destacó las tendencias que se ven en la EIMA: automatismo, actuadores eléctricos, el internet de las cosas, la agricultura 4.0 y la agricultura circular, donde la materia prima forma parte de un sistema industrial, donde nada se tira y todo se aprovecha, y mayor foco en el bienestar animal.

“Veo un futuro fascinante, un futuro distinto, tanto para la agricultura como para la ganadería, un futuro donde vamos a producir alimentos específicos para cada organismo específico”, indicó.

Marcos Torrealday, gerente comercial de Crucianelli, manifestó que “siempre nos gusta estar actualizados respecto de lo que está pasando en el mundo, en este caso qué está demandando Europa respecto de máquinas de siembra. También es una muestra donde hay proveedores de todos lados así que estudiamos qué piezas se podrían incorporar en nuestras sembradoras. Y esta es una de las muestras más representativas de Europa”.

“Para nosotros la EIMA es una vidriera importante, porque nos juntamos con distribuidores de distintas partes del mundo y nos sirve para ir mejorando nuestros productos”, indicó Néstor Cestari, que está presente con sus tolvas, “las expectativas son buenas. Hay mucha gente interesada y veremos los resultados a largo plazo, como ocurre con todos los contactos que se hacen en las ferias internacionales”.

En representación de BTI AGRI, Víctor Hugo Baro destacó que “es la tercera vez que participamos porque es un mercado donde tenemos varias máquinas vendidas y acá podemos tomar contacto con nuestros usuarios. Eso nos permite no sólo ver la posibilidad de vender otros equipos sino también de nutrirnos de las mejoras que nos proponen para ser competitivos en este mercado. También nos sirve para tomar contacto con posibles distribuidores de Europa y de Europa del Este”.