El financiamiento es una de las problemáticas de las empresas del sector agropecuario en el marco de la crisis macroeconómica que atraviesa nuestro país.

Ante la suba de tasas de interés, que van del 50% al 80% en pesos, la caída del consumo, la presión fiscal y el aumento de costos de producción, las firmas tomaron distintas opciones según el rubro para llevar adelante el negocio.

De acuerdo al último informe de Z+M para Empresas y Negocios del Agro, en el caso de los insumos agrícolas se está usando el canje por granos, con relaciones insumo-producto “razonables”, en comparación con las relaciones históricas.

“Varias empresas adelantaron su financiamiento bancario y tomaron tasas en dólares al 6% anualhace un par de meses, que ahora superan el 9%. Algunos exportadores han ofrecido adelantar fondos a determinados clientes con tasas en dólares del 6% al 8% anual contra entrega de granos a cosecha“, resaltó el estudio.

En tanto, indicó que los que están obligados a tomar dinero bancario para cubrir sus baches, en general lo toman por plazos cortos, es decir, de dos a tres meses, y esperan un cambio del costo del dinero en diciembre/enero para ahí “rolear” ese financiamiento nuevamente a menor costo esperado.

“Otra forma de financiarse es alargar los plazos de pago a proveedores, donde hoy el que recibe un cheque a plazo lo ‘pasa’ y ese instrumento reemplaza momentáneamente la falta de liquidez del mercado”, detalló la consultora de Alejandro Meneses y Teo Zorraquín.

Por otro lado, resaltó el ajuste de gastos, de dividendos y de mantenimiento de mejoras en empresas, así como también la modificación del esquema productivo. “Por ejemplo, empresas ganaderas vendiendo animales de recría en lugar de terminarlos gordos, o vendiendo parte de las vaquillonas a usar para reposición. Estos escenarios requieren flexibilidad, imaginación, y mucho convencimiento de que elclima y los precios van a permitir lograr rentabilidad en esta campaña”, sostuvo.

Además, el relevamiento recordó que también se utilizaron las tarjetas de agro que ofrecieron algunas alternativas con días libres o con tasas de interés del 20% al 30% anual, pero que ahora se encarecieron