Los tambos argentinos atraviesan una situación terminal, en donde se combinan factores como la falta de acceso al crédito, el impacto de las subas de tarifas de servicios y el bajo precio recibido por la industria al momento de comprar el producto de los tamberos. Desde hace años, el precio recibido por la materia prima se encuentra muy por debajo de los costos de producción, situación agravada por la fuerte suba del dólar.

La Sociedad Rural de Trenque Lauquen convocó a la protesta, que empezará en las instalaciones de la Serenísima de esa localidad.
Ante esta situación, a la que suma la falta de respuestas por parte de la dirección nacional de Lechería, encabezada por Alejandro Sammartino, la Sociedad Rural de Trenque Lauquen convocó para el próximo jueves de 11 de octubre a una movilización, en donde marcharán hasta las instalaciones de La Serenísima en esa localidad.

Con el correr de los días, la protesta ha ganado visibilidad y sin duda será un llamado de atención para el Gobierno nacional, que más allá de la mesa sectorial para esta cadena de valor, no encuentra soluciones. En este punto, la gestión de Sammartino no facilita herramientas para impulsar a este sector, a lo que se suman declaraciones periodísticas por demás desafortunadas del funcionario.

En una entrevista con el medio especializado en lechería edairynews, que se llevó a cabo a mediados del pasado mes de septiembre, Sammartino se mostró por demás provocador. Entre otros conceptos señaló, que “dejemos de hacernos las víctimas, porque no existe ningún versículo de la Biblia que dice que un arcángel bajó y bendijo a los tamberos diciendo que iban a merecer el precio que ellos quisieran”. Un auténtico despropósito, poco acorde a lo que se espera del encargado de diseñar y planificar políticas para este sector.

De todas maneras, desde la página de la secretaría de Agroindustria pudo leerse esta semana un comunicado sobre la última reunión de la Mesa de Competitividad Láctea. En el encuentro se abordó la implementación de buenas prácticas comerciales en los diferentes eslabones de la cadena, como plazos de pagos acordes y participación de pymes en diferentes canales de comercialización

Con esta reunión, desde la cartera agropecuaria nacional buscan mostrarse proactivos en relación a este tema, casualmente en la misma semana en donde los tamberos realizarán una movilización que tendrá una amplia repercusión. Las entidades gremiales del agro mostraron su apoyo, al igual que las cámaras del sector.

Desde Federación Agraria Argentina (FAA) manifestaron que la inacción de las autoridades a la hora de diseñar una política lechera nacional, tiene como resultado “la falta de perspectivas para muchos de los productores primarios, que deciden liquidar sus planteles y cerrar sus tambos, perdiéndose mano de obra ocupada y el trabajo de varias generaciones”.

Por el lado de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (APYMEL) señalaron que las Pymes del rubro representan el 92% de la industria láctea argentina. De esta cifra, casi el 80 % son empresas de menos de 20 empleados, y más del 60% de las industrias están ubicadas en pueblos de menos de 12.000 habitantes

La entidad advirtió que una de sus mayores preocupaciones es “la tasa de interés, que representa un problema no solo  para el que está endeudado, sino también para el que necesita capital de trabajo”. También explicaron que la cadena de pagos se extendió a  80, 90 y 120 días y no se pueden descontar los cheques