El volumen triguero cayó 300 Tn de octubre a noviembre

En este ciclo 2018/2019 la siembra interanual de trigo creció un 17,3% pero el volumen sólo subirá un 6,9% respecto al año pasado. A pesar de que se hizo una gran apuesta en fertilización y cuidado del cultivo, y el potencial triguero tenía todo para superar los 21 Mt, la nueva estimación de noviembre señala una nueva caída con 18,7 M Tn. Pero el guarismo, aunque es inferior de lo que se esperaba, marca un hito en el cultivo con un nuevo record productivo para Argentina.

 

Lluvias: a destiempo y desmedidas

En la franja central aparecieron tarde y afectaron negativamente, y lo mismo sucedió en el norte del país, cuando ya se avanzaba con la cosecha. Los recortes en Santa Fe, Córdoba y el norte Argentino totalizan 730 mil Tn. Las mejoras productivas que se apuntan en Buenos Aires y Entre Ríos son de más de            420 mil Tn. El saldo es un retroceso en más de 300 mil Tn respecto de los 19 M de Tn que se estimaban en octubre, incluso a pesar de haberse sumado más área triguera. Se tratan de casi 60 mil ha extras de trigo entrerriano y que llevan la superficie triguera de Argentina a 6,37 M ha. Pero tambien ha sido ajustada la superficie pérdida en 286 mil ha que se han malogrado por sequía, granizo y ahora excesos hídricos. De todas formas el rinde nacional sigue por encima de la barrera de los 30 quintales, en 30,7 qq/ha.

 

Entre Ríos y Buenos Aires, las únicas que ganarán “la revancha del trigo” 

Son las dos provincias que suben en este mes su estimación de producción unitaria. Sus marcas trepan entre los niveles más altos. Entre Ríos, con 4 quintales arriba, pasa a 32 qq/ha. Y Buenos Aires, que gana 1,2 quintales, sus expectativas de rinde ascienden a 38,7 qq/ha. Estas dos provincias se alzarán con título de haber vencido la revancha que proponía el cultivo tras la delicada situación financiera que había dejado la sequía en los granos gruesos. Pero esto no es lo que ha sucedido en el resto. Las que más han caído en rinde son las provincias de Córdoba y Santa Fe respecto de las estimaciones de hace un mes. Tras el temporal de lluvias que dejó el bloqueo húmedo, Córdoba cae en casi 3 quintales y pasa a promediar 24,6 qq/ha; Santa Fe, casi un quintal y medio, descendiendo a 29,3 qq/ha.

Soja: en dudas el potencial de rinde dónde se siembre más tarde

Se ha ido retomando la siembra de soja en algunas zonas durante la semana. Ya se cubren casi 5,4 M ha, un 30% del total de los 17,9 M ha de superficie de intención. La siembra va recuperando terreno y lleva un 5% de retraso respecto al progreso que se tenía a esta altura del año pasado. En casi la mitad del área pampeana sigue preocupando el estado de las simientes tras el temporal de lluvias. Son numerosas las áreas que evalúan daños de alrededor de un 10% del área implantada. Hay otros casos que no se resembran pero han quedado muy desparejos, con falta de plantas y de mal aspecto generalizado. El temporal, aparte puede tener otro efecto colateral: el retraso de la siembra en puede condicionar el potencial de rinde. Dónde tenga que resembrarse y, con la cosecha de trigo demorada, en las siembras de segunda puede haber un retraso de casi dos semanas, en función de las próximas lluvias.

Con un 50% de avance de siembra, el maíz es el que mejor se evalúa tras el temporal

A medida que el tiempo lo permite, se retoman las siembras maiceras. El avance de la siembra nacional fue tomando fuerza en estas últimas semanas y ha alcanzado el 50% del área nacional.Se lleva implantadas 3,0 M ha de las 6,6 M ha de intención total. A pesar de los problemas de implantación en las áreas con excesos hídricos, el cereal es el que mejor ha resistido el embate del temporal. Con rindes promedio y restando la superficie que se destinaría a consumo animal, la producción de maíz podría alcanzar los 43,0 millones de toneladas.

Trigo 2018/2019

Tras una lenta recuperación hídrica que empezaba a insinuarse a partir de la última semana de octubre, se desarrolló un bloqueo húmedo que duró 72 horas en una amplia zona que alcanzó a las provincias de Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires. La tormenta duró del 10 a 12 noviembre y alcanzó registros que superaron los 300 mm, sobre todo en el centro de Santa Fe.  Las lluvias pueden apreciarse en la imagen de las lluvias de la primera quincena, gentileza de la consultora la consultora de climatología aplicada —CCA—.

El avance de la cosecha es de un 16%, algo más de un millón de ha. Hasta el día de ayer (miércoles 21/11) se avanzaba en Santa Fe,  Córdoba y Entre Ríos incluso con problemas de piso para ganar tiempo y avanzar más rápido que el frente de tormenta que hoy jueves ya se bate sobre la región central. Aún hay sectores anegados y se percibe un evidente desgrane. Pero el temor es que ante una nueva lluvia se acentúe la problemática de brotados de granos. Los rindes mínimos que se recolectaban han bajado tras el temporal, los máximos también. Si bien no hay presencia de fusariosis, se percibe el efecto “lavado de semillas”. A igual caudal de lluvias, dónde más ha impactado el temporal es en los lotes que venían más golpeados por la falta de agua, y que son justamente los más afectados por las heladas. Si bien se habla del efecto del temporal, buena parte de la región central sufrió demasiados eventos adversos que fueron potenciando los efectos negativos de cada episodio.

Tanto en Chaco como en Santiago del Estero las condiciones no han sido las mejores, y han quedado limitadas las posibilidades del cultivo. En tanto sigue avanzando la cosecha con sorpresas negativas en Santiago del Estero. Los problemas de lavado condicionan los rindes que bajan a los 16 qq/ha. Los problemas de calidad son notorios. En Chaco se espera un rinde promedio provincial entre 15 a 16 quintales.

Se perfila una campaña de bajos rindes en la provincia de Córdoba. Fueron muchos problemas, demasiados para el cultivo que no pudo con la persistente falta de agua, las heladas, el granizo y en estos últimos días lluvias en excesos. El área más afectada es el norte de los departamentos de Marcos Juárez y Unión. Se espera una productividad unitaria de 24,6 qq/ha en la provincia, casi 3 quintales menos de lo que se estimaba hace un mes. De esta manera, para esta campaña se esperan 3,2 Mt, lo que equivale a una merma de casi 1,5 M Tn respecto al año pasado.

En la provincia de Santa Fe ha desmejorado la condición de los cultivos durante el paso del temporal. Este es otro factor negativo, que se suma a las malas condiciones que afectaron a los trigales del centro sur de la provincia.   Se estima un rinde provincial de 29,3 qq/ha, muy lejos de los casi 35 qq/ha que obtuvo el ciclo pasado.

En la provincia de Buenos Aires se prevé un rinde promedio en torno a los 38,7 qq/ha. Las últimas lluvias, excepto en las áreas del noreste, han tenido un efecto benéfico, que afirman altas producciones. Se ha podido llegar a realizar oportunamente las aplicaciones de control, manteniendo los buenos potenciales de rindes. De no haber mayores sorpresas, los rindes de las principales zonas trigueras pueden seguir apuntalando los altos niveles productivos de la provincia.

Hay ajustes en superficie respecto de la anterior estimación, se tratan de unos 56 mil ha que se han agregado en Entre Ríos, según ha detectado el servicio SIBER, de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos. La cobertura triguera se ajusta a 6,37M de ha, que representa un aumento interanual de 17,3% a escala nacional. Los lotes que no podrán cosecharse suman 286.000 ha. A partir de un área cosechada estimada de 6,09 millones de hectáreas y una productividad promedio nacional de 30,7 qq/ha, se obtendría una producción de 18,7 Mt. Este volumen resultaría superior al obtenido en la campaña anterior en 6,9%