El presidente de la Nación, Mauricio Macri, y el secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, encabezaron hoy la octava Mesa de Ganados y Carnes que reunió a importantes representantes del sector privado y otras entidades del Gobierno Nacional en la Casa Rosada.
Durante el desarrollo de la mesa, que lleva dos años de funcionamiento, se repasaron los temas prioritarios de la agenda del sector, un balance de la situación económica de este año, y aspectos relativos al ordenamiento y transparencia de la cadena.
En diálogo con Daniel Aprile en Radiocampo, el Vicepresidente de FIFRA, Daniel Urcía, aseguró que “gran parte del gabinete este abocado a la cadena de la carne y eso nos permite plantearle al Presidente cómo van las distintas acciones”. Agregó que “todos los temas se ponen sobre la mesa y se analizan con mucha seriedad”.

RESULTADOS

En el última reunión de la Mesa de Carnes, se destacó “la presentación del centro de monitoreo del controlador electrónico de faena. Venía demorado porque los recursos del estado cuesta que aparezcan, pero aparecieron por parte del sector privado y eso fue muy positivo, porque apunta a luchar contra la marginalidad”.

En este sentido y esperando que el estado avance en los controles, Urcía aseguro que “el remito electrónico de carne se puso en marcha en noviembre, pero no están los recursos para aplicarlo”. Y agregó que “si se quiere poner en marcha una herramienta, sin tener en cuenta el impacto que tienen determinados impuestos, va a terminar complicando a toda la cadena”.

El presidente fijó fecha para una próxima reunión, que se llevará a cabo el 18 de diciembre. “Macri esta muy interiorizado en la cadena de la carne y quiere que las cosas se hagan”.

INDUSTRIA DEL CUERO

El vicepresidente de FIFRA destacó que “si hablamos del cuero, conviene precisar que venimos de 30 años de un sistema protector del sector curtidor, donde toda una cadena transfiere recursos a un sector protegido”. Por otra parte, la marroquinerías tiene un insumo a valor internacional, producto de un sector protegido”.

Según Urcía, la situación de crisis de la que se habla hacia el sector del cuero hay que ponerla en contexto: “lo que se trato en la mesa, que nosotros venimos sosteniendo desde hace mucho tiempo en todo el complejo de ganados y carnes, es que este régimen de protección que tienen, basado en un esquema de retenciones sorbe un precio FOB de Chicago, que hace que la retención del 10% se potencie (hoy llega al 30%), es que ese esquema desaparezca”.

se va a bajar la retención al 5% a partir del 1 de enero de 2019 y en 2020 llegará a cero

Urcía precisó que “la medida era necesaria, para que el sector pueda tener un valor de referencia libre, y no producto de medidas que afectan el libre comercio”.

INFORMALIDAD

El integrante de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas aseguró que “el mercado de ganados y carnes es muy regulado, tanto en la parte impositiva como sanitaria. Cuando planteamos que necesitamos un orden sanitario a partir de SENASA, para que el sector en su conjunto se revalorice y podamos aspirar a que haya una integración del mercado interno con el externo, es para el desarrollo de toda la cadena”.

“Cuando conviven mataderos precarios con mataderos exportadores, no le aseguramos el producto al mercado interno y también hacemos que el mercado no se desarrolle hacia afuera”

Además, “esa forma genera que por ejemplo un frigorífico de salta no le pueda vender a alguien en Buenos Aires porque un frigorifico del conturbado no tiene las cosas en regla. esa es una competencia desleal”.

CAIDA DEL CONSUMO

Urcía destacó que “cuando uno analiza la faena mes a mes, pueden cometerse errores porque se cuentan los días hábiles. Por ejemplo, septiembre tuvo pocos días hábiles y ademas un paro nacional y octubre tuvo 22 días hábiles, entonces si comparamos, va a dar una diferencia porque hay un mes con mucha faena o otro con poca. Eso nos puede llevar a confundir porque no cayó el consumo, lo que cayó fue la faena”.

El consumo ha tenido una leve retracción de carne vacuna. Tenemos oferta más que suficiente de carne porcina y aviar y eso hace que la carne tenga un precio competitivo.

Lo que ocurre es que tenemos en la calle un consumidor con el poder de compra disminuido, y eso hace que el producto, aunque este barato en términos relativos, no pueda ser comprado”.

AUMENTA LA EXPORTACIÓN

Daniel Urcía, Vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentina, destacó que “los mayores volúmenes se han destinado a la exportación, compuesto principalmente por la categoría vaca, con China como principal destino e indudablemente ese es el camino a seguir. No podemos abarrotar el mercado interno con carne, porque si hacemos eso tiramos abajo los precios y si hacemos eso, no vamos a tener carne en el futuro”.

los precios bajos de hoy son el problema de mañana

“El productor tiene que tener incentivo y los frigoríficos y carniceros también, tenemos que lograr que el producto resulte “adquirible”, mas allá de las variables de la economía”.

Urcía precisó que “estamos aspirando llegar a este año a las 500 mil toneladas. En 2016 eran 200 mil por lo tanto estamos superando el doble de las exportaciones. Ahora volvemos a los promedios de la Argentina porque la realidad es que partimos de un numero muy bajo. Sin embargo, nuestro país tiene una posibilidad que otros no tienen, que es la de seguir creciendo: podemos ganar mas kilos con la misma cantidad de animales y eso es muy positivo.

“Tenemos la posibilidad de crecer con el bloque Mercosur, para que otros países no nos ganen mercados por temas arancelarios”.

En cuanto a la generación de empleo, Urcía destacó que “se ha generado más empleo y hay inversiones en las industrias exportadoras, fundamentalmente en frío. En Azul se abrió un frigorifico nuevo con 400 nuevos trabajadores y en Santiago del Estero también se inauguro uno y eso genera un desarrollo regional muy importante”.

ESCUCHA LA ENTREVISTA