El Secretario de la Mesa de Productores Lecheros de la Provincia de Santa Fe, Marcelo Aimaro, aseguró que “con la cantidad de agua caída no se esta pudiendo entregar leche”. Destacó que la situación es preocupante en un sector que no levanta cabeza y que tiene “600 tambos menos en lo que va del año”.

Aimaro aseguró que se cerraron 600 tambos en 2018 pero si uno lleva el dato 24 meses hacia atrás, la cifra se incrementa hasta casi 2000.

En cuanto a la política económica, destacó que las tasas soportadas en la actividad son abrumadoras. “Me preocupa que los que tienen la posibilidad de hacer el cambio, no lo están logrando”. Me preocupan los gobiernos que son ciegos y sordos, concluyó.

“seguimos porque tenemos tractores de 30 años y atamos todo con alambre, porque hacemos un sacrificio enorme”

ENTREVISTA COMPLETA