Lisandro Bonelli: “Hay una política nacional de destrucción del sector porcino”

Legisladores de distintos bloques políticos de la Cámara de Diputados presentaron un proyecto de Ley para proteger la producción porcina en la provincia de Buenos Aires, actividad que crece no sólo en stock sino también en establecimientos, faenas y consumo.

Distintos sectores de la producción porcina, entre los que se encuentran asociaciones, entidades, dirigentes e incluso Diputados de la Provincia de Buenos Aires se reunieron con el Ministro de Agroindustria de Buenos Aires, Leonardo Sarquis, para discutir y evaluar el alcance de un proyecto de Ley para proteger la producción porcina.

El proyecto es impulsado por los productores de cerdo y por los diputados de la oposición en la Cámara Baja de la legislatura bonaerense, donde podría obtener media sanción cuando llegue al recinto.

De esta manera, se buscaría garantizar la sustentabilidad de la producción porcina en la provincia de Buenos Aires preservando el status sanitario, evitando la introducción y propagación en la Provincia de enfermedades exóticas, así consideradas para el territorio nacional, como así también la introducción de productos y sub-productos porcinos que provengan de países donde se utilizan drogas como la ractopamina (aceleradora del crecimiento) no autorizadas en Argentina para su aplicación en los diferentes procesos de la producción porcina.

En este sentido, Lisandro Bonelli, productor porcino y Diputado por el Frente Renovador en la legislatura bonarense, aseguró que “ni siendo eficiente o afinando los números, el negocio cierra para producir y agregar valor, porque la realidad es que cada productor pierde $ 2 pesos por kilo”.

En diálogo con Daniel Aprile en “Palabra de Campo” por AM 710, Bonelli destacó que junto a un grupo de diputados pidieron medidas concretas al gobierno provincial para que actúea en defensa de la producción, porque sino muchos productores van a salir del negocio.

“En diciembre estábamos pagando $ 2700 (la tonelada) el maíz y $ 3100 la soja. Hoy estamos pagando al doble las dos cosas, y a nosotros nos siguen pagando $ 26 pesos por kilo vivo, entonces la situación es insostenible, porque éstos son nuestros principales insumos dentro de los costos”.

El legislador bonaerense criticó la política llevada adelante por el gobierno y denunció que “hay una política nacional de destrucción al sector porcino” ya que es una locura la manera en la que están avanzando con una apertura indiscriminada de las importaciones”.

Bonelli se mostró indignado al recordar que el sector porcino es un gran generador de mano de obra, incluso mayor que la industria automotriz. “Por cada 100 madres, se generan 11,5 puestos de trabajo; esto es generar valor, riqueza y empleo”.

El diputado provincial presentó un proyecto en la Legislatura bonaerense que apunta a regular o poner limites a la importación indiscriminada: “No pedimos que se cierren las fronteras ni que se pongan aranceles”, aseguró. Y agregó que “estamos importando carne de EEUU que no esta libre de la enfermedad respiratoria, y eso es un riesgo sanitario; traemos carne de países que permiten hormonas de crecimiento, y eso es competencia desleal”.

Lisandro Bonelli criticó la posición del gobierno bonaesense y en particular a la Gobernadora María Eugenia Vidal ya que “no la votaron los productores norteamericanos, brasileros ni daneses, a Vidal la votaron los productores bonaereneses, que necesitamos que ella nos cuide, nos proteja y que genere una competencia leal con el resto de los paises”.

Por último, el legislador y productor porcino destacó que “hoy es todo en contra del productor: te abren la importación, te aumentan más de 1000% la energía eléctrica en un año y medio, y cuando uno va al banco a descontar algún cheque, no te lo dan o te ofrecen cualquier tasa. “Te das cuenta que todo es en contra de quienes producen”, aseguró.

EL SECTOR PORCINO EN BUENOS AIRES

A fines de 2017 la Provincia contaba con 13.199 establecimientos productivos registrados. Según los datos estadísticos, Buenos Aires registra el 52% de la producción porcina del país. Además, esto es acompañado por el consumo interno en ascenso ya que, en agosto de 2017, se registraba un consumo por habitante de 14.2 kg cuando un año antes era de 11.3 kg. Dentro de los 20 establecimientos productores del país, 10 están en territorio bonaerense, ubicándose 4 de ellos entre los primeros 5 lugares.