En el Mercado de Liniers ingresaron 8.343 animales en 222 camiones con un remanente de 76 cabezas. La demanda deambuló con displicencia y con su actitud provocó una pérdida -contra la rueda previa-, de entre $1 y $2 por categoría. La vaca buena de consumo apenas logró sostenerse. El misterio del desinterés por las terneras, que fueron las más castigadas, hoy tuvo un nuevo capítulo. Hay terneras desde $40 y vacas hasta $40,80 por un lote 435 kilos.

Surgen dos cuestiones: por un lado el buen nivel de abastecimiento de los compradores, que ante una plaza deprimida se inclina por el macho -que hoy tampoco se pudo sostener-, y por otra parte el sobre engrasamiento que reciben estos animales para superar los 300 kilos y no recibir punitorios. La pregunta es ¿Cómo hacían antes las hembras para alcanzar los $50 o incluso superar ese valor? Primero, la demanda en una situación de necesidad, siempre paga más, y segundo, se vendían terneras por debajo del kilaje de faena que -al no haber controles-, se faenaban en infracción.

Para mañana se esperan 600 cabezas para la subasta especial de la firma Martín G. Lalor, que será a beneficio de la Fundación Banco de Alimentos.