Río Negro acordará préstamos por 70 millones de dólares -unos 2.500 millones de pesos- con Nación para obras de infraestructura, mayormente proyectos donde el Estado nacional ya adelantó no podrá financiar.

El proyecto del presupuesto 2019 incorporó un artículo -puntualmente, el 55- donde se autoriza al gobernador Alberto Weretilneck para “suscribir préstamos subsidiarios”, respaldados con los fondos de la coparticipación federal.

La firma se prevé con el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación, para “el financiamiento de obras y sus correspondientes inspecciones, en el marco de programas de financiamiento externo multilateral”. El monto es “hasta 70 millones de dólares”, es decir, unos 2.500 millones de pesos.

El texto remitido a la Legislatura no aporta otros datos del destino del préstamo, pero se sabe que corresponden a la obtención de financiamiento internacional, especialmente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Esta semana, el equipo de Economía, que conduce Agustín Domingo, asistirá al Plenario de Comisiones para informar del presupuesto y seguramente, el objetivo del crédito será consulta de los legisladores.

En principio, el gobierno rionegrino dispone de un listado preliminar, que incluye proyectos de infraestructura y también de modernización del Estado. Economía insiste con reformas para “lograr -afirma la elevación- un Estado ágil, dinámico y eficiente” entonces “se continuará con el programa que permite relevar y simplificar los procesos administrativos, en función de lograr desburocratizar la gestión pública”. Así, se menciona “la digitalización de los archivos”, “en conjunto con las áreas correspondientes, asegurando su preservación y perdurabilidad, y promoviendo su consulta de manera remota para todos los ciudadanos”.

En infraestructura, existen obras de agua y cloacas centrales que se quedaron sin financiamiento después que Enhorsa (Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento) informó este año de la imposibilidad mantener programas con el BID para su ejecución.

En Río Negro, cuatro proyectos quedaron paralizados, con sus anuncios del llamado a licitación. Eran los planes directores de Cipolletti, Roca, El Bolsón y Catriel, con una inversión inicial de 1.350 millones de pesos. Estas construcciones estaban enmarcadas en el programa PROAS de Enhorsa y últimamente fueron derivados al BID. Incluso en marzo pasado fueron presentados -a través de la linea 1290- estudios de impacto ambiental y social de Roca y Cipolletti.