Rotación récord: el 30,7% de la soja se sembraría sobre trigo y cebada

Es la estimación de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, serían 5,5 millones de hectáreas.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires difundió su informe de pre campaña de soja en el que, además de ratificar su previsión sobre un aumento del área sembrada en torno a 200 mil hectáreas, proyectó que la superficie ocupada por siembras de segunda será récord.

“Sobre la presente proyección de área (17,9 millones de hectáreas), se prevé que más del 30 por ciento de dicha superficie sea sembrada sobre rastrojos de trigo y cebada, elevando la soja de segunda a más de 5,5 millones de hectáreas, lo que significa un nuevo récord de superficie destinada a esta modalidad de siembra”, señaló la entidad porteña en este reporte.

Y justificó que “esta mayor participación de soja de segunda se encuentra apalancada por la expansión del área de granos finos durante el presente ciclo”.

Relación

Los datos de las últimas cinco campañas son elocuentes sobre cómo el cambio de condiciones para los cereales ha fortalecido la rotación en los campos argentinos.

En las últimas tres temporadas sembradas y cosechadas bajo el gobierno del kirchnerismo, sólo entre el 15 y el 20 por ciento de la soja era de segunda. A partir del ciclo 2016/17, la proporción se elevó al 26,5 por ciento, para llegar al 28,2 por ciento el año pasado y al 30,7 por ciento proyectado en la actualidad.

En valores reales, antes del cambio de políticas, se sembraban menos de cuatro millones de hectáreas sobre cultivos de invierno, sobre un área total de soja cercana a las 20 millones. Ahora, con una superficie total inferior a 18 millones, el año pasado se hicieron cinco millones de hectáreas de segunda, y ahora se sumarán otras 500 mil hectáreas más.

Para la Bolsa porteña, “la buena condición hídrica registrada durante la ventana de siembra de ambos cereales de invierno apuntaló la expansión de sus respectivas áreas implantadas”.

“Este tipo de rotación mejora indicadores de eficiencia en el uso de recursos limitantes tales como suelo, agua, nutrientes y radiación, solar entre otros”, valoró la entidad