El proceso de siembra de soja en el centro y norte de la provincia de Santa Fe se aceleró esta semana y llegó a las 46.250 hectáreas, lo que representa 5% de lo proyectado para la presenta campaña, que asciende a 925.000 hectáreas.

De acuerdo al informe semanal que elaboran el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio de Santa Fe, la siembra de soja “adquirió un mayor ritmo que la semana anterior, favorecido por las óptimas condiciones de la cama de siembra y disponibilidad de agua útil”.

Las hectáreas implantadas hasta hoy representaron un aumento de 4 puntos porcentuales respecto de la semana pasada y un adelanto del 3% en comparación con la campaña anterior.

El informe consigna además que la siembra de maíz presentó hasta ahora un avance de 47,3% de lo previsto, lo que representa unas 89.000 hectáreas.

Correspondieron a lotes sembrados en primera instancia, denominado maíz de primera, que tendría dos usos: un porcentaje a grano para futura venta comercial y el otro porcentaje como forraje para consumo animal bovino.

Este cultivo muestra muy buen estado, creciendo y desarrollándose en condiciones óptimas en un 90%, con humedad y temperaturas adecuadas, en tanto el 10% restante manifestó cierto grado de impacto por los diferentes eventos ocurridos en los distintos departamentos, como caídas de piedras, heladas tardías y déficit hídrico.

Sobre el trigo, el trabajo destaca que las lluvias de la semana fueron regulando y marcando el ritmo de avance en el proceso de cosecha, que recién se inicia en los departamentos del centro de la provincia pero que en los del norte ya llegó al 40 por ciento de la superficie.

Allí los rindes alcanzaron promedios mínimos de 18 a 20 quintales por hectárea y promedios máximos de 32 a 34 quintales, en tanto los primeros lotes de la parte central fluctuaron entre 28 y 35 quintales.

Acerca del cultivo de girasol, en 97% se encontró en estado bueno a muy bueno, con lotes en excelentes condiciones, y 3% bueno, con lotes puntuales regulares.

El proceso de siembra de arroz continuó desarrollándose a ritmo sostenido, lográndose hasta la fecha un progreso del orden de 90% sobre lo proyectado, lo que representa unas 28.800 hectáreas sobre la estimación inicial de 32.000 hectáreas.

Por último, la siembra de algodón continuó a ritmo lento, interrumpida unos días por los eventos meteorológicos y precipitaciones, pero fue normalizándose a medida que las condiciones de humedad del suelo lo permitieron, con germinación buena.