El funcionario del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda presentó, junto a representantes de todas las provincias, los avances y las obras que el Gobierno Nacional está llevando a cabo para adaptar el territorio al cambio climático y mitigar sequías e inundaciones.. Entre sus ejes principales incluye el desarrollo e implementación de medidas para la adaptación que contempla una inversión de 10 mil millones de dólares.

“Las obras y medidas que puedan diseñarse para enfrentar los extremos climáticos están pensadas con carácter adaptativo, tendientes a disminuir los efectos sobre las poblaciones y sus economías. Invertir en un Plan Nacional de adaptación a los extremos climáticos implica reducir el riesgo a partir de la disminución de la vulnerabilidad, ante los impactos por excesos- inundación o déficit- sequía”, aseguró el Secretario.

“La adaptación a los extremos climáticos es un tema estratégico para la Argentina, que cada vez tiene mayor frecuencia y que nos implica a todos los que hoy estamos presentes, a los representantes gubernamentales, a la sociedad civil, al sector productivo y al privado”, destacó Bereciartua ante las autoridades hídricas de nivel nacional, provincial y jurisdiccional. “Es nuestra tarea ofrecer conocimientos y desarrollo compartido, para enfrentar los impactos que éstos eventos producen”.

La implementación del Plan tiene como finalidad la planificación hídrica coordinada entre todas las jurisdicciones involucradas, las acciones tendientes a proteger la vida de las personas y mitigar el impacto sobre bienes de la población, infraestructura y producción frente a eventos extremos.

Bereciartua destacó que la variabilidad climática es un tema de relevancia mundial y también nacional. Recordó que en los últimos tres años en Argentina se sucedieron eventos extremos, como los ocurridos en la ciudad de Comodoro Rivadavia, Chubut, y en las provincias de Tucumán, Catamarca y la región Centro del país. También destacó el problema de sequía que atraviesa la provincia de Mendoza, que data de 9 años de emergencia hídrica. “Cómo llevar una política pública de acuerdo a estas problemáticas, y cómo dirigir nuevas estrategias de adaptación a estos cambios, es la pregunta que hay que formularse” destacó. “Nosotros estamos en la tarea de generar estrategias más completas para la Argentina”.

En estos momentos el Gobierno Nacional está ejecutando 89 obras hídricas en todo el país con una inversión de 18.000 millones de pesos y ya ha finalizado otras 64 obras por un monto de 3200 millones de pesos. Entre las obras en ejecución se destacan la reactivación del Plan Maestro del Río Salado y la readecuación del Canal San Antonio.

Del encuentro también participó el Director Nacional de Política Hídrica y Coordinación Federal Ricardo Ferreyra, el Presidente de Instituto Nacional del Agua (INA), Pablo Spalleti, y el ingeniero Oscar Duarte, del Consejo Hídrico Federal (COHIFE) entre otros representantes de la Provincia y Ciudad de Buenos Aires.