En la era de las agtech y las plataformas para resolver problemas de la agricultura y ganadería de hoy, la innovación también apareció de la mano de lo administrativo. Para eso llegó Agrobutton, y su socio, Maximiliano Filipetti, dialogó con Radio Campo -por Radio Colonia- acerca de los beneficios de usarlo.

La misma busca solución a problemas bien concretos como la desconexión, inconsistencias e ineficiencias existente en la información entre la producción, administración y sus asesores. También a la falta de eficiencia en los procesos administrativos, las múltiples imputaciones que deben realizarse para los distintos destinatarios de la información, y sobre todo a la interpretación de la información contable de partida doble y su vinculación con la cuestión productiva.

Lo que proponen, dice, es incorporar herramientas para un mayor ordenamiento de procesos administrativos y para la toma de decisiones en empresas agropecuarias. Lo hacen en tres pasos: ordenamiento y definición de procesos administrativos, informes de gestión y análisis de riesgos y evaluación de proyectos.

Para el primero, sugieren incorporar herramientas para un mayor ordenamiento de procesos administrativos en empresas agropecuarias. Con mejor información, se facilita el proceso de toma de decisiones, brindan eficiencia en el uso de datos, evitan múltiples imputaciones, aportan claridad sobre costos, finanzas, contabilidad, impuestos, etc, y se provee información para elaboración del informe de Gestión.

¿Qué incluyen los informes? Precisamente cómo está la gestión por actividad, campo o unidad de negocios; indicadores de crecimiento, de rentabilidad y endeudamiento; informes gerenciales; evaluación de los costos de la empresa y comparación con años anteriores.

Ya en el último de los pasos, se hace el análisis de riesgos con la “Simulación de Montecarlo”, viendo múltiples escenarios, evaluando un mix de cultivos, estrategias de cobertura, y proyectando campañas según la variabilidad de los diferentes factores (rinde y precio). Aquí se tienen en cuenta escenarios de máxima y mínima.

Así, hacen un diagnóstico, que incluye un relevamiento de la situación, los procesos actuales y los recursos de la empresa; pasan a la implementación, con un plan de actividades puesto en marcha, obteniendo informes adecuados a la necesidad específica de cada empresa; y llegan al asesoramiento especializado con la periodicidad que cada empresa lo requiera.

Entre sus mayores beneficios, concluyó, está el ordenamiento de en los procesos administrativos y económicos, un mayor aprovechamiento de la información, eficiencia, obtención de información relevante, oportuna y confiable (costos, impuestos, gestión, legal) con un solo input; y reporting o reportes para la dirección y comparabilidad entre empresas.