Desde hace muchos años los productores lecheros de la Argentina atraviesan una crisis que llevó al cierre de más de 750 tambos en el país a lo largo del 2018. En la última semana, se conoció que el precio de la canasta láctea creció hasta un 90% y que el valor que cobra el productor por cada litro de leche llegó a los 14,54 pesos en junio.

En diálogo con Radio Campo -por Radio Colonia- el director Nacional de Lechería, Alejandro Sammartino, pidió hacer dos análisis separados de estas novedades. Por un lado está el aumento de los lácteos en góndolas, algo que -explica- responde a la coyuntura y las condiciones macroeconómicas. Y por el otro, la buena noticia de q ue los tamberos cobran mejor su producción.

Esta última se vincula, advierte Sammartino, a una respuesta del trabajo que vienen realizando desde el Gobierno para dar transparencia al sector, generar precios de referencia, promover mercados y consolidar las exportaciones que permiten evitar el histórico ciclo de la lechería en el que la única forma de que subiera el precio era si caía la producción u oferta.

Para él, se habla de una caída de la oferta actualmente, pero explica que en la realidad lo que ocurre es que el año pasado se exportó 40% más que en 2017, y en los primeros meses del 2019 las ventas al exterior volvieron a crecer 9%. Eso permitió un mercado alternativo para la leche y reordenar a la cadena, por eso vale más la producción.

El cierre de casi 800 tambos en 2018

Al ser consultado acerca de las cifras que revelan que durante el año pasado cerraron casi 800 tambos en Argentina, el funcionario nacional advierte que esto los preocupa, pero que hay bastante confusión, porque en realidad las estadísticas responden a la cantidad de RENSPA (el registro del rodeo lechero), y eso fue algo que recién el Gobierno actualizó en los últimos meses pero que venía desactualizado desde hace años. Por eso, explica, es que el número es tan grande.

Sin embargo, admite que cerraron establecimientos lecheros en el 2018, pero lo relaciona directamente con la cuestión climática: “Cerraron básicamente por las inundaciones, lo que igual representa un gran dolor para el Gobierno porque significa que hay familias que tuvieron que cambiar a otra actividad y que seguramente hubo una pérdida de empleos”.

Un balance de la gestión del Gobierno para la lechería

Para él, es necesario aclarar que la crisis lechera es algo histórico, y que este Gobierno entendió que no era sólo generada por la coyuntura de precios ni las condiciones climáticas sino que se provocó por no tener un norte ni reglas del juego claras.

“La gran gestión que pudo hacer esta administración en materia de lechería es brindar justamente una política de Estado apropiada por los mismos actores, vinculada al crecimiento de las exportaciones, el ordenamiento del mercado interno con la transparencia que brinda el precio del SiGLeA, un observatorio que nos diga dónde estamos parados, y una Mesa institucional que trabaje la competitividad vista como la simplificación de los trámites y la baja de impuestos.

Para Sammartino, la crisis de la lechería “en sí misma, como la falta de políticas, se terminó”. Si bien asegura que ha llegado a su fin, resalta que a partir de ahora podrá complicarse la coyuntura de precios o habrá adversidades climáticas pero ya no estará más la idea de que el sector no tiene rumbo claro.

¿Qué piensa Macri sobre esto?

El funcionario revela que el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, considera a la lechería como “la mejor oportunidad para una familia agropecuaria de la pradera pampeana”. Por eso es que mantienen una agenda exportadora ambiciosa de abrir nuevos mercados en países a los que Argentina no ha llegado aún con la leche, como Japón, Corea, México, con los que ya se está negociando, para que todo el excedente de la producción que genere el crecimiento del sector en los próximos años, tenga mercados que nos hagan rentables y nos permitan seguir progresando, dijo.

Sobre el final de la entrevista con Radio Campo, Alejandro Sammartino aseguró que el Presidente Macri les envía “mensajitos” a los funcionarios para hablar de estos temas, y está en contacto directo con industriales y productores, marcando al crecimiento de la lechería como un tema central para este Gobierno.