Alejandro Sammartino es el director nacional de Lechería y uno de los funcionarios del Ministerio de Agricultura más cuestionados por la Mesa de Enlace, principalmente por CRA, por su desempeño en el cargo. Sin embargo, desde el interior de la cartera reconocen que ha trabajado por hacer los cambios profundos en la cadena láctea.

El funcionario dialogó con Radio Campo -por Radio Colonia- para hacer un análisis de su gestión y pensar en lo que se viene, a pocos días de las elecciones generales. Pero analizar la foto, dice, es tarea difícil porque todavía son grandes las distorsiones macroeconómicas, sobre todo de la mitad de agosto para acá, con una devaluación que llegó casi al 30%, y volvió a modificar los valores que recibe el productor por el litro de leche en su campo.

“Venimos trabajando en lo profundo, en transparentar y ordenar la cadena, y es lo que valoran tanto los productores como los industriales”, asegura, y resalta que hoy los mercados están ordenados: “No sobra producto y las exportaciones traccionan en un mercado interno golpeado por la caída general del consumo”.

Para Sammartino, una de las ventajas que cambió la “crisis permanente” de la lechería fue que en los últimos dos años el negocio exportador ha ido acompañando y permitió que, más allá de que cada corrección del tipo de cambio “corra el arco”, el productor perciba con confianza que el precio se irá acomodando a esos valores de participación históricos, que llegan al 30%.

Este, dice, es un punto clave de la gestión en materia de lechería: “El productor va recuperando la participación: en exportaciones toca el 62% sobre el total del precio, y en góndola el número se acerca al 30%”.

“En estos cuatro años los productores e industriales se apropiaron de la agenda del sector, trabajamos a la par, nos reunimos periódicamente y enfrentamos tanto los temas de la coyuntura como los estructurales”, dijo, y agregó que “los productores saben que los grandes enemigos de la lechería son las inundaciones y la devaluación, pero valoran que hay un ordenamiento y mucho diálogo, además de un horizonte claro”.

Según afirmó el funcionario de la administración macrista, la lechería tenía mucha falta de confianza en la cadena y lograron construir mucho en ese sentido. De hecho, consideró que “sería una lástima perder todo lo que se ha hecho”, y ante la consulta de si están pidiendo el voto por la reelección de Macri a los productores, Sammartino respondió con convicción que “son ellos los que nos piden que nos quedemos”.