El Ag Barometer Austral toca un nuevo mínimo en el nivel de confianza de los productores, acentuando la baja que comienza en el mes de septiembre, se profundiza en noviembre y continúa con su marcha descendente en enero 2020. Sobre eso dialogó con Radiocampo -por Radio Colonia- el profesor e investigador del Centro de Agronegocios de la Universidad Austral, Carlos Steiger.

Según marcaron, el Índice de Condiciones Presentes, que mide la situación financiera actual comparada con un año atrás y la oportunidad para realizar inversiones en activos fijos, tiene un mínimo histórico de 48 (56% de los productores piensan que están peor financieramente y 83% consideran que no es un buen momento para realizar inversiones).

A la vez, el Índice de Expectativas Futuras, que incluye percepciones acerca del futuro de la explotación agropecuaria y del sector agropecuario en general, en horizontes de tiempo de 1 y 5 años, es netamente negativo. Alcanza los valores mínimos de la serie llegando a 56 (notoriamente por debajo de 100, que representa el nivel de neutralidad).

Por su parte, el Índice de Expectativas Futuras es el que más dramáticamente sigue cayendo desde su máximo en julio 2019, donde venía alcanzando un valor superior al 100, aún cuando el Índice Presente daba negativo. Sin embargo, esta tendencia comenzó a revertirse en septiembre 2019 en la época electoral y alcanzó hoy el mínimo de valor registrado hasta el momento.

“Esta desconfianza hacia el futuro está afectando los niveles de inversión en maquinarias y activos fijos y puede conducir a la descapitalización del sector en el mediano plazo”, señaló Steiger.

Uno de los datos que señalaban es que los productores de mayor tamaño de facturación son los que muestran los índices más elevados de pesimismo, tanto en el Índice Presente como en relación al Futuro. Los pequeños y medianos productores, dentro de un contexto general de pesimismo, muestran resultados levemente mejores que los grandes.En la comparación interanual el pesimismo se manifiesta en todos los índices, pero es más notable en la pregunta sobre la situación del sector a 5 años (pregunta 4): el índice para esta pregunta cae respecto a enero 2019 casi un 60%.

Además, el Índice de Condiciones Presentes cae aproximadamente 22% respecto al valor de enero 2019. Esto es llamativo considerando que hace un año los productores estaban saliendo de la peor sequía de los últimos 20 años.

En la apertura regional, puede decirse que entre los productores de la región pampeana, los de la provincia de Buenos Aires son los más pesimistas (índice de 48) frente a Córdoba (62) y Santa Fe (57). Los productores del NOA son los que muestran los mayores índices de pesimismo en el país (índice de 34).

Sobre el final, destacaron que un 49% de los productores consideran que el impacto del clima va a ser favorable o muy favorable para sus cultivos, y un 49% espera rindes iguales o superiores a los obtenidos en este ciclo, los cuales fueron sobresalientes.

Escuchá la nota completa: