El trigo, encontró fundamentos propios para ascender levemente.

La soja se negoció sin variaciones y cotizó en torno a 329 U$S/tn. Los precios se mantuvieron estables, ante ausencia de novedades positivas sobre EE.UU. y China. Se destaca el ánimo bajista que imprimieron los datos de exportación. En el día de ayer, el USDA informó un magro volumen de ventas semanales (0,27 mill. tn. ante 0,8-1,15 mill. tn. que se esperaban). Además, como parte del mismo contexto, los datos oficiales de importaciones en China transmitieron debilidad. Durante marzo, el gigante asiático habría importado 4,9 mill. tn., en lo que sería el volumen más bajo de los últimos 3 años para dicho mes.

A su vez, cabe mencionar el renovado optimismo por el volumen de cosecha Argentina. A medida que avanza la trilla, el relevamiento de rindes llevó a la BCBA y la BCR a elevar sus estimaciones de producción a 55 y 56 mill. tn. respectivamente.

Los futuros de maíz transitaron la operatoria sin mayores variaciones, y cotizan alrededor de 142 U$S/tn. Los elementos bajistas dominaron la operatoria y los precios se mantuvieron estables. Por un lado, el débil dato de exportaciones semanales en EE.UU. causó decepción en el mercado. Se registraron 0,57 mill. tn., sin alcanzar el mínimo previsto por el mercado.

A su vez, las buenas perspectivas de producción en Sudamérica operaron en igual sentido. Tanto Argentina como Brasil, alcanzarían notables volúmenes de cosecha, que ascenderían a 48 mill. tn. y 96 mill. tn. respectivamente.

Para finalizar, el trigo revirtió la tendencia alcista inicial y terminó ligeramente en terreno negativo, próximo a 168 U$S/tn. El mercado no convalida mayores ascensos ya que el trigo de invierno en EE.UU. se encuentra en mejores condiciones de lo que se esperaba. Además, la abundante oferta mundial agrega limitantes al avance de los valores.

El respaldo, proviene de las lluvias y nevadas sobre los estados de Dakota del Sur, Minnesota y la zona de las planicies al especularse con demoras en la siembra del trigo de primavera en EE.UU. En la misma línea, un ligero retroceso en la calificación de los cultivos en Francia agregó soporte a la operatoria