El cultivo puede tener entre dos y tres cosechas al año, entre los meses de agosto y abril. Ahora están cercanos a la de otoño.

La mayoría de la producción se vende al mercado interno, a herbolarios y dietéticas. Por el kilo de hoja seca se paga entre US$ 2 y US$ 2,50. “Para el productor, si tomamos 500 toneladas a ese precio representa un ingreso de US$ 1 millón, o $ 5 millones al año”, indica Campos.

Aunque el cultivo tiene más de diez años en el país, los productores coinciden en que fue en los últimos tres que el mercado se volvió más dinámico en América latina, cuyo principal productor y exportador es Paraguay.