Los futuros de soja extienden las pérdidas de ayer, retrocediendo 4 U$S/tn. De este modo, se negocian en 327 U$S/tn. El mercado reacciona con nuevos ajustes ante un sorpresivo informe de cultivos del USDA.

El organismo elevó ligeramente el porcentaje de lotes que reúne condiciones buenas a excelentes (de 53% a 54%) cuando el mercado apostaba por un leve retroceso. A su vez, los mapas climáticos brindan señales de mejorías, al indicar temperaturas más bajas para los próximos días y algunas precipitaciones sobre zonas productoras.

Los contratos de maíz caen 3 U$S/tn y se ubican en 170 U$S/tn. Al igual que en la soja, el relevamiento oficial del USDA indicó un incremento en la cantidad de cuadros que presentan condiciones buenas a excelentes (58%) cuando en consenso se esperaba por un ligero deterioro. En la misma línea, las perspectivas climáticas más favorables para los próximos días, aportan ánimo bajista.

Para finalizar, los contratos de trigo operan en baja, negociándose en 185 U$S/tn. El cereal se encuentra presionado por los retrocesos en los valores del maíz y el avance de la cosecha de trigo de invierno en el hemisferio norte. Aunque, desde sus propios fundamentos –en el plano local- se encuentra cierto respaldo para los precios. El avance de la cosecha del trigo de invierno se encuentra un tanto retrasada (57% vs. 71% promedio histórico). A su vez, hubo un leve deterioro en las condiciones que presenta el trigo de primavera