Una cerda normalmente es una unidad productiva per se, explica Marcelo Zysman, médico veterinario y columnista de Agrolink en su paso por Radio Campo -por Radio Colonia-, donde detalló el proceso reproductivo de esta especie con mucha importancia en la producción Argentina.

Su ciclo sexual es similar al de una perra, de unos 21 días. Una vez que empieza el celo, que dura dos o tres días, es momento óptimo para el servicio. ¿De qué formas? Natural, inseminaciones. Pero en el rango aproximado de entre 111 y 115 días, la cerda produce lechones.

Con un manejo excepcional puede determinarse hasta 3 pariciones por año, y según el estándar argentino, se dan catorce lechones por parición, con lo cual se habla de unos 42 lechones al año. Un número interesante, advierte Zysman.

En esa línea, cuenta que la cerda necesita mucha agua para producir. Al final de su gestación puede llegar a necesitar hasta 20 litros de agua por día, y una vez que empieza a producir leche para el consumo de sus crías, ese número se duplica a 40 litros.

Su parto normalmente dura unas cinco horas. Al principio, los lechones salen más lento, cada 30 o 40 minutos, explica, pero revela que después de los primeros, el ritmo podría ser de un lechón cada 10 minutos.