Los tambos se ven hoy frente a un problema y frente a la incertidumbre de no saber cuándo puede terminar. “Cayó muchísimo la demanda interna y también la internacional, porque todos los países están pasando por lo mismo, por lo que hay un excedente de leche hoy en Argentina y será mayor en los próximos meses”, dice Andrea Passerini, tambera y coordinadora de la Comisión de Lechería de CARBAP.

Ni siquiera tenemos una autoridad como director nacional de Lechería, por lo que además carecemos de un interlocutor”, afirma, y sostiene que están intercambiando opiniones y necesidades con la industria y el resto de la cadena, así como también con la Fundación Para el Desarrollo de la Cadena Láctea (FunPEL).

La idea, señala, es ver qué se puede hacer para sacar leche del mercado en los próximos meses, y sobre todo cuando esté llegando la primavera: “Ya hay muchos tambos muy complicados a los que las pymes les han pedido que dejen de entregar leche, o que entreguen menos, o hasta directamente les bajaron el precio de la leche de abril”.

Caminos rurales

A la par, se encuentran con los problemas viejos sin resolver. En los últimos días se hizo viral el video de un productor lechero de Trenque Lauquen, provincia de Buenos Aires, que mostraba cómo tiran leche al costado del camino porque no pueden llevarla al pueblo por el mal estado de los caminos rurales. Una deuda y un reclamo eterno.

“Los tamberos estamos sin caminos desde que Colón descubrió América”, dice Passerini, tomando con humor la serie de promesas incumplidas en la materia. “Durante el Gobierno de Vidal, el ex director provincial de Lechería, Juan Linari, fallecido en diciembre, presentó al ex ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís, un plan para recuperar caminos troncales en 12.000 km de Buenos Aires”, recuerda.

“Se empezó con 4.000 km, porque en principio el objetivo era priorizar caminos troncales de la provincia, pero después se sumó la idea de que, además de unir cierta cantidad de tambos con los pueblos, uniera comunidades y escuelas rurales”, cuenta la productora. Sin embargo, sentencia: “Eso quedó en la nada”.

Ahora, remarca, “habría que preguntarle al Gobernador Axel Kicillof o al ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, qué piensa hacer con ese plan que nos hubiese permitido avanzar”.