Llegó a ese lugar hace poco más de un mes y ya se plantea desafíos importantes dentro de Compo Expert, la firma que pertenecía a un fondo común de inversión y fue comprada por una empresa polaca de fertilizantes, que no es cualquiera sino la segunda empresa de nitrógeno de Europa (Grupa Azoty).

“Estoy entusiasmado con las posibilidades y el deseo de que la empresa crezca”, decía en su paso por Palabra de Campo -por Radio 10- Mariano Laurencena, ingeniero agrónomo y ahora director de la firma en Argentina.

Para él, desde la capital se suele mirar al campo como uno sólo, como algo homogéneo. Sin embargo, como empresa, notan que las diferencias son tangibles: hay mercado de cultivos intensivos, básicamente de las economías regionales, que en la mayoría de los casos venden su producción en pesos en Argentina pero tienen sus insumos con costos en dólares. Con las devaluaciones, se volvieron actividades más sufridas y a las que hay que ir con otras alternativas.

Pero con sus desarrollos llegan también a cultivos tradicionales o extensivos de la Pampa húmeda, que tienen una realidad diferente. No precisamente por no tener los costos también en dólares, sino por la posibilidad que da la exportación de venderlos en dólares, aunque con alguna retención todavía, pero sin perder rentabilidad.

“Con cada uno la estrategia debe ser distinta como son diferentes los actores que intervienen. No puede trabajarse igual con soja que con arándanos. En eso estamos trabajando y ahí encontramos un gran desafío”, concluyó.