Con buen tiempo en la zona centro, avanza fuerte la cosecha de maíz y soja

Febril actividad de cosecha, en 7 días se recolectaron 1,2 M ha de soja El avance total de trilla en soja es de un 40% y 75% en maíz. Hay muy buenas noticias: se espera otra semana de buen tiempo y que el clima juegue para Argentina la campaña 2019/2020.

Contra todas las previsiones, el buen tiempo acompaña a la cosecha y se está comportando mucho mejor de lo que se esperaba. Tras los temporales de lluvias que sufrió la región en enero, con napas acechando cerca de la superficie de los suelos, el temor a la lluvia en cosecha estaba más presente que nunca.  No era para menos, tanto en el año 2016 y 2017, desde el 15 de marzo al 4 de abril, la región había recibido 100 a 150 mm. En cambio en este 2019 solo fueron 10 a 25 mm.

Sí hay problemas graves más al oeste, en el centro de Córdoba. El departamento Tercero Arriba fue el epicentro de un temporal de lluvias descomunal. En Colonia Almada las lluvias de esta semana alcanzaron los 230 mm, en Hernando, 180 mm.

¿Cuánto rindieron en esta semana soja y maíz?

Las lluvias siguen postergándose y el pelotón de trilla sigue sacando ventaja. El avance total de trilla en soja es de un 40% y 75% en Maíz. Los resultados siguen entusiasmando, la soja promedia 43 qq/ha y el maíz 109 qq/ha. General Arenales se sube al podio de los mayores rindes promedios. Con un 15% de la soja de primera cosechada, promedia 47 qq/ha. Y en maíz también, el 30% trillado de maíz tempano marcó una media de 125 qq/ha. Los técnicos de la localidad lo atribuyen a la tecnología de punta aplicada y el agua disponible en los periodos claves. De todas formas, Marcos Juárez sigue teniendo el monopolio de los máximos resultados de cosecha. Siguen saliendo lotes de soja con techos que superan los 60 quintales. En el maíz temprano, desde que comenzó la cosecha, los picos no ceden de los 150 qq/ha.

Caminos, el punto débil de la cosecha

Aunque el clima está yendo a favor de la actividad también se destaca el problema de la caminería. “Los caminos se van deteriorando año a año. Particularmente, en esta campaña las abundantes lluvias agravaron el problema”. Es el gran punto débil, destacan, “los caminos rurales están muy lejos de las necesidades. De ocurrir lluvias medianamente importantes, los movimientos van a complicarse mucho