“Los productores de algodón están en serios problemas”, dice Pablo Vernengo, director de Economías Regionales de CAME, en diálogo con Radiocampo -por Radio Colonia-, desde donde contó la situación frente a la que están en plena cuarentena y como consecuencia del parate en la industria textil.

Según Vernengo, no hay demanda, por lo que no hay mercado. Es decir, han entregado parte de la cosecha de algodón al acopio, las bodegas o galpones de empaque, pero necesitan buscarle la vuelta para poder hacerse de esa comercialización. Básicamente, a alguien tienen que poder venderle ese algodón.

“Además, como no hay demanda, tampoco hay precio. Y no es un tema que hoy se esté tratando, por eso queremos ver de qué manera el Estado nacional nos puede acompañar, sobre todo teniendo en cuenta que se trata mayormente de pequeños productores provenientes de la agricultura familiar”, dijo.

El dirigente de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa sostiene que necesitan “respaldo”. En realidad, dice, “necesitamos que sectores como el bancario puedan estar a la altura con el esfuerzo que estamos haciendo todos, porque se está comportando de una forma muy egoísta”. 

“Nuestras pymes van a buscar diferentes créditos para poder afrontar las consecuencias de esta pandemia y los bancos nos cierran las puertas. Solo están otorgando uno de cada cuatro créditos que piden las empresas, que lo único que buscan es seguir en pie”, señala.

Lo que piden, aclara, es un sistema de warrant, es decir, que lo que cosechan quede como garantía, pero que les puedan dar adelantos de, por lo menos, algo de lo que se está cosechando, para contar con dinero líquido. “Eso es lo que más preocupa hoy por hoy a los productores, ya sea de Chaco, del norte de Santa Fe, de Santiago del Estero o de Formosa”, concluyó.