En su último informe, el Insitituto Nacional de Estadísticas y Censos puso en evidencia que Concordia es la ciudad con más pobreza en todo el país, cifra que llega casi al 53% de la población de esa localidad entrerriana, que concentra unos 150.000 habitantes. La atención se centró en esa población, y un dirigente peronista acusó al campo de ser el culpable de esta situación.

Tras los dichos del dirigente Enrique Cresto, dialogó con Radio Campo -por Radio Colonia- Eduardo Asueta, que es trabajador social del Centro de Estudios para el Desarrollo Social de Concordia, y se encargó de explicar por qué cree que no hay culpables y de dónde viene este contexto.

“Cuando se habla de pobreza, la sociedad inmediatamente sale a buscar culpables, pero creo que no es esa perspectiva de la culpa la que nos vaya a llevar a solucionar esto, sino que debemos ir por la creación de un diagnóstico preciso y concreto”, dijo.

En esa línea, llamó a pensar en las causas que inciden en estos factores y empezar a buscar transformarlas. Las principales causas, explicó, se vinculan al mercado laboral deprimido que tiene la localidad de la provincia de Entre Ríos.

“Hay alta desocupación y baja demanda de empleo, y ni el sector público ni el privado se están preguntando hoy cómo generar puestos de trabajo y fortalecer la demanda para una población que necesita acceder a esas necesidades básicas que hoy tiene insatisfechas”, concluyó.