Córdoba sigue siendo la provincia que más apoya al Gobierno

Mariel Fornoni, directora de la consultora Managment & Fit, explica que los votantes apostarán nuevamente al voto negativo: “La gente va a elegir a uno sólo para que no gane el otro”.

Cada vez están más cerca las elecciones. Hasta este fin de semana, el único candidato que se mantenía firme en la carrera presidencial era el actual mandatario argentino, Mauricio Macri. Sin embargo, esta mañana sorprendió la noticia de que Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner encabezarán la principal lista opositora.

Ante un panorama que todavía se mantiene incierto por la posibilidad de que las líneas políticas que forman Cambiemos insistan en que Macri no sea el candidato, y por la chance de que aparezca una tercera propuesta fuerte, la Fundación FADA sumó la política a su Congreso Imagina de este año, que finalizó ayer.

Mariel Fornoni es directora de la consultora Managment & Fit, y habló en exclusiva desde Río Cuarto con Radio Campo. La especialista sostuvo que, así como en otro momento fue la inseguridad, la economía es el tema que más preocupa a los argentinos de cara a estas elecciones.

Eso pone al Gobierno la presión de que su imagen se vuelva positiva con algunas buenas noticias o con muestras de gestión, y a la vez posiciona a la oposición. La Justicia también es un tema que ocupa a los votantes, que se manifiestan y salen a pedir explicaciones de las decisiones que toman sus referentes, como ocurrió esta semana con la posibilidad de que no empiece el juicio a la ex Presidenta, lo que generó un cacerolazo en diferentes puntos del país.

“Evidentemente la política necesita de la grieta para estas elecciones, porque lejos de pensar en unir a los argentinos, esas diferencias retomaron cada vez más fuerza”, explicaba Fornoni en Radio Colonia.

Si Cristina Kirchner tiene chances de volver a la Casa Rosada dependerá del Gobierno actual, asegura la directora de Managment & Fit, que insiste en que la gente volverá a apostar al voto negativo: “Van a votar a uno para que no gane el otro”.

Las principales provincias productivas de la Argentina se han vuelto críticas a la actual gestión, explica: “Buenos Aires y Santa Fe tienen 20 puntos de aprobación al Gobierno, y la punta sigue siendo de Córdoba, que alcanza los 37 puntos”, comenta, a pesar de que el oficialismo no se impuso con fuerza en las últimas elecciones provinciales.