En el último mes se habló mucho de delitos rurales. Sobre todo después de los más de ocho casos seguidos de cortes en silo bolsas en la provincia de Buenos Aires que se vincularon a un conflicto gremial y hasta a una discusión política, pero nada se comprobó.

En San Pedro, parece, la cosa viene de hace tiempo. Sobre eso dialogó con Radio Campo el miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Rural local, Raúl Victores, que asegura que esa ciudad viene de atravesar un momento durísimo respecto de la inseguridad en los campos.

En los últimos días, contó, volvió a estar medianamente tranquilo. Sin embargo sigue, por ejemplo, el robo de plantas en viveros. “La patrulla rural está trabajando bien, sobre todo en la prevención, pero falta la mano de la Justicia que se tiene que decidir a cortar con la puerta giratoria”, dijo.

A causa de esto, se han ido muchos productores de la zona, que contaba con unas 37 mil cabezas de ganado y ahora sólo tiene cerca de dos mil. Eso, con todo lo que implica, dice Victores, y menciona que genera falta de empleo, movimiento de barcos, y otras cuestiones que van en detrimento de la producción de la zona.

Para él, es claro que “San Pedro es un polo delictivo”, y admite que el Gobierno de la provincia “ha dado la mano que ha podido”. Sin embargo, el dirigente local insiste en que parte de la responsabilidad está en manos de la Justicia.