Destacan el buen estado de los sembrados de trigo en el Centro y Norte de Santa Fe

El 98% de los sembrados de trigo del centro y norte de la provincia de Santa Fe se encuentra en estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes, por lo que voceros del sector agropecuario consideran que las planificaciones y estrategias elegidas en fertilizaciones y dosis fueron las correctas.

De acuerdo al informe semanal que confeccionan el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio de Santa Fe, apenas el 1% de los cultivares se encuentra en estado bueno a levemente regular, y otro 1% fue catalogado como regular.

“Los cultivares continuaron su crecimiento y desarrollo sin inconvenientes, bajo condiciones ambientales óptimas: con buena a muy buena disponibilidad de agua útil en los suelos, temperaturas diarias medias a bajas y estados vegetativos inmejorables”, destaca el informe.

Además, señala que el tema sanitario continúa considerándose bueno, aunque no se interrumpen los monitoreos de los lotes por la presencia de pústulas de roya amarilla o estriada y roya de la hoja o anaranjada, que dejan en evidencia que no debería descuidarse esa situación.

Por otra parte, el informe da cuenta de que la intención de siembra de girasol para la campaña que se está desarrollando sería inferior en un 10% a la superficie promedio histórica y un 12% menor al período 2018-2019.

Aunque no se difundieron porcentajes, el informe señala que en los departamentos General Obligado y Vera, y en el norte de San Javier y San Justo, fue muy importante esta semana el avance de la siembra del cultivo, dado que las condiciones fueron ideales, con un perfil de suelo cargado de agua y temperaturas relativamente adecuadas para su germinación.

Además, el trabajo indica luego que una leve inestabilidad climática no perjudicó el avance de la siembra debido a que la intensidad de las lluvias y lloviznas fue muy leve.

En lo relativo al maíz de segunda, la cosecha se reanudó tras dos días de mal clima y con la particularidad del descenso de los porcentajes de humedad ambiente y de grano, que fluctuaron entre 13,5 y 16%, valores que no se obtuvieron desde el inicio del proceso de recolección.

Las condiciones ambientales que reinaron en toda el área de estudio posibilitaron que avance la cosecha y sólo reste un 8% de la superficie sembrada, con lo cual se estima que ese proceso concluirá la próxima semana.