Continúan los días de tensión y preocupación para los productores agropecuarios. El campo echó el reloj a correr cuando el sábado pasado, en una masiva asamblea en Pergamino, le puso una fecha límite a la administración de Alberto Fernández -el 31 de enero- para que dé una respuesta a los reclamos del sector.

Desde el Gobierno nacional aún no hubo pronunciamientos. Pese a ello, el agro sigue en estado de “alerta y movilización”.

A las protestas y asambleas que realizaron desde principios de año en distintas localidades del país como Pergamino, Salliqueló, Río Cuarto (Córdoba), Villaguay (Entre Ríos), entre otras, dirigentes de la mesa de enlace nacional se reunieron esta semana con diputados de Juntos por el Cambio para plantearles cómo la alta presión tributaria nacional y provincial impacta en la producción agropecuaria.

El titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, y el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, entre otros representantes, fueron escuchados por Mario Negri, diputado nacional por Córdoba y presidente del bloque UCR y del Interbloque Juntos por el Cambio, y el jefe de la bancada del Pro, Cristian Ritondo, entre otros legisladores.

En diálogo con TN.com.ar, Pelegrina afirmó que la reunión se realizó con más de 30 diputados. “Haciendo un raconto de los más de 165 impuestos que existen en todos los niveles, nacional, provincial y municipal, y cuáles son los impuestos que paga el campo, quisimos explicarles a los legisladores que con esta presión fiscal es imposible seguir produciendo”.

Pelegrina se refirió a la posibilidad que tiene el Gobierno de aumentar tres puntos más las retenciones, que hoy están en 30% en el caso de la soja y un 12% para otros productos como el maíz, el trigo y el girasol, y calificó que esta medida sería “nefasta y definitoria” para cualquier posibilidad de obtener rentabilidad.

En un comunicado, Juntos por el Cambio, señaló: “La actividad agropecuaria precisa no sólo de previsibilidad y reglas claras, sino de señales concretas que permitan una planificación de la producción a mediano y largo plazo”.

“Desde las entidades advirtieron la preocupación que genera esta situación en el campo social, donde se percibe una tensa calma creciente en las diferentes asambleas que se suceden a lo largo y ancho del país, donde se está instalando una fuerte sensación de injusticia con el campo“, agregaron los legisladores.

Además de Pelegrina, desde el sector agropecuario participaron el vicepresidente de la SRA, Carlos Vila Moret, el secretario de Coninagro, Daniel Kindebaluc, el vicepresidente de CRA, Gabriel de Raedemaker, y Néstor Perera en representación de la Federación Agraria Argentina, entre otros.

Tanto los diputados como los representantes de las entidades, destacaron la importancia de mantener un diálogo fluido y acordaron aprovechar los espacios institucionales, y el Congreso en particular, para que haga las veces de “caja de resonancia” de estas problemáticas “que aquejan en definitiva no sólo al sector agropecuario, sino a la sociedad en su conjunto”.

También estuvieron presentes los legisladores Alfredo Cornejo, Atilio Benedetti, Alicia Fregonese, entre otros.