El número de muertos por el coronavirus continúa en aumento, con los principales focos de contagio en China, Italia, Irán y Corea del Sur. El brote, que llevó a la OMS a advertir sobre el riesgo de una pandemia, amenaza con afectar a la economía mundial.

Justo en momentos en que empezaba a recuperarse de la disputa comercial entre China y Estados Unidos y de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, los mercados bursátiles de diversas regiones del mundo cayeron en picada el miércoles pasado ante temores de que la enfermedad ocasione interrupciones en los flujos comerciales.

En Estados Unidos, el promedio industrial Dow Jones se desplomó más de 900 puntos mientras el índice paneuropeo Stoxx 600 perdió 3,6%.

(Foto: ANSA/ANDREA MEROLA)

(Foto: ANSA/ANDREA MEROLA)

Los principales mercados afectados son los de Europa, donde las tres principales economías están al borde de la recesión. Uno de ellos es Alemania, ya que China es uno de los mayores mercados para los automóviles alemanes y de allí salen muchos componentes para las fábricas alemanas.

De esta forma, la economía mundial podría sufrir su primera contracción trimestral desde la crisis económica global de hace más de una década, estima Ben May, director de la firma de análisis económico Oxford Economics.

Bolsa de Comercio de Buenos Aires (Foto: Juan MABROMATA/AFP)

Bolsa de Comercio de Buenos Aires (Foto: Juan MABROMATA/AFP)

Las comparaciones con la epidemia del SARS ocurrida en el 2003 y que también se originó en China, son inquietantes porque hoy en día la participación china en la economía mundial es mucho mayor y está muy presente en las rutas de abastecimiento de materias primas, componentes y productos.

Desde ya están siendo afectados lugares usualmente visitados por chinos ya sea por negocios o por placer, augurio de que la crisis se hará sentir especialmente en Asia, como en Singapur y Hong Kong.