El Directorio Ejecutivo del FMI concluyó la cuarta revisión de la evolución de la economía Argentina en la que se destacó el cumplimiento de las metas y aprobó el desembolso del quinto tramo del préstamo para la Argentina por US$ 5.400 millones, informó el organismo tras la reunión del Board.

“El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó el día de hoy la cuarta revisión de la evolución económica de Argentina en el marco del Acuerdo Stand-By a 36 meses aprobado el 20 de junio de 2018. La conclusión de la revisión permite a las autoridades girar DEG, 3.900 millones (aproximadamente, USD 5.400 millones), lo cual eleva los desembolsos totales desde junio de 2018 a DEG 31.900 millones (aproximadamente, USD 44.100 millones)”, comunicó esta tarde el Fondo Monetario Internacional.

Tras el encuentro del Directorio Ejecutivo, el director gerente interino del FMI y Presidente del Directorio, David Lipton, indicó que “las autoridades argentinas continúan mostrando un sólido compromiso con su programa de política económica, y han cumplido con todas las metas pertinentes en el marco del plan respaldado por el FMI”.

“Si bien ha tomado tiempo, los esfuerzos realizados en materia de políticas están empezando a dar frutos. Los mercados financieros se han estabilizado, la posición externa y fiscal están mejorando, y la economía está empezando a recuperase gradualmente de la recesión del año pasado. El FMI apoya decididamente estos importantes esfuerzos”.

“Aunque sigue estando en un nivel alto, la inflación ha entrado en una trayectoria descendente que se espera continúe en los próximos meses. La gestión prudente de la política monetaria por parte del Banco Central de la República Argentina (BCRA) sigue siendo esencial para anclar tanto el tipo de cambio como el proceso de desinflación”, continuó el comunicado de la entidad con las definiciones de Lipton.

Además Lipton explicó que “el gobierno argentino ha demostrado constantemente su compromiso con la disciplina fiscal y ha superado ampliamente las metas fiscales fijadas para marzo y junio. Las autoridades han solicitado al FMI que apoye el aumento de la meta del balance primario correspondiente a fines de septiembre, como una señal de su prioridad para garantizar que la relación deuda/PIB se sitúe de manera decisiva en una trayectoria descendente”.

“El Gobierno pudo cumplir sus objetivos fiscales protegiendo al mismo tiempo los programas sociales y recurriendo a herramientas fiscales para defender a los más vulnerables de los efectos de la recesión”, dijo Lipton.

A su vez, reconoció que “las autoridades también han solicitado al FMI que respalde una ampliación del tope mínimo del gasto social a fin de incluir programas de asistencia focalizados en adultos sin niños y en madres trabajadoras con bajos ingresos. Estos esfuerzos encomiables ampliarán la cobertura de la red de protección social y ayudarán a mejorar la igualdad de género”.

“Los esfuerzos de las autoridades para incrementar los niveles de renovación de deuda pública y extender los vencimientos de las nuevas emisiones ayudarán a mitigar los riesgos de financiamiento hacia adelante. Los esfuerzos que se están realizando para optimizar el funcionamiento de los mercados locales de deuda soberana contribuirán a mejorar la liquidez del mercado y reducir los costos de financiamiento” agregó Lipton.

El director interino advirtió que “la implementación firme de las políticas sobre las que se asienta el programa respaldado por el FMI será fundamental para continuar progresando”.

Y recordó que “a medida que la estabilidad macroeconómica se vaya afianzando, los esfuerzos de políticas deberán centrarse más en revitalizar los planes de reformas estructurales”.

En cuanto al acuerdo MERCOSUR-UE suscrito recientemente Lipton reconoció que “es un paso importante en ese sentido. Es necesario redoblar los esfuerzos para mejorar el sistema tributario; incrementar la competencia en los mercados de productos domésticos; y profundizar las iniciativas para fortalecer la gobernabilidad y enfrentar la corrupción. Estas reformas tienen un potencial significativo para elevar el crecimiento potencial de Argentina, crear empleo, reducir la pobreza y mejorar el nivel de vida de todos los argentinos”, concluyó.