En la ciudad de Chajarí -Entre Ríos, Argentina-, se presentó un proyecto internacional financiado por FONTAGRO bajo la denominación “Control sustentable del vector de HLB en la Agricultura Familiar en Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia”.

El evento tuvo lugar en la Asociación de Citricultores y Empacadores de Chajarí, con la presencia del intendente de la ciudad, Pedro Galimberti, y el presidente de la Federación del Citrus de Entre Ríos, Ariel Galmarello Panozzo. Además, en representación del INTA estuvieron Lourdes Burdyn -EEA Concordia- y Sebastián Perini -AER Chajarí-, junto a Alcides Aguirre -INTA Bella Vista- como referente técnico y Silvana Giancola -INTA CIEP- en su carácter de líder del proyecto.

Sobre eso dialogó con Radio Campo el comunicador del INTA, Pedro Ibáñez, que contó que en el acto inaugural el intendente local resaltó la importancia de continuar trabajando articuladamente para el control del HLB, una enfermedad que afecta a todos los cultivos cítricos. A su turno, Panozzo manifestó que para los productores es clave que los organismos públicos de la región continúen apostando al trabajo de investigación en cada territorio.

Ante el avance del HLB -Huanglongbing-, la enfermedad más destructiva de los cítricos en el mundo causada por una bacteria que ha generado pérdidas millonarias, emerge la necesidad de conformar la plataforma que está integrada por INTA, Fundación ArgenINTA (Argentina) como ejecutor e INIA (Uruguay), la Universidad Nacional de Itapúa, Fundación Universitaria de Itapúa (Paraguay) y el Gobierno Autónomo de Bermejo (Bolivia) como co-ejecutores, para coordinar acciones conjuntas que se complementen con los planes de prevención y control dispuestos por los organismos de fiscalización vegetal de cada país. Participan además como organismos asociados al proyecto, SENASA y FEDERCITRUS de Argentina y UPEFRUY de Uruguay.

Los beneficiarios directos son 3000 agricultores familiares que producen cítricos y organizaciones (cooperativas, consorcios y asociaciones), 250 profesionales y 200 monitoreadores de la red, 200 alumnos de escuelas agrotécnicas, pobladores de 20 municipios en Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia. Los beneficiarios indirectos son otros 3000 productores familiares, el sector citrícola en su conjunto y los consumidores de los cuatro países.

El proyecto es financiado por FONTAGRO, que es “un mecanismo de cooperación único que fomenta la inversión en innovación en el sector agroalimentario de América Latina y El Caribe, y promueve plataformas regionales públicas y privadas”.

El programa del encuentro en Chajarí, con la presencia de más de 70 integrantes de la plataforma que llegaron desde Uruguay, Paraguay, Bolivia y Argentina, prevé un panel sobre la situación del HLB en toda la región. Luego de la puesta a punto de cada referente institucional, las comisiones organizadas en el proyecto avanzarán en las estrategias de intervención.