Desde fines de noviembre de 2019 hasta febrero de 2020 en la Argentina es temporada de cosecha para la exportación de cerezas a Estados Unidos.

Con el fin de cumplir las exigencias sanitarias del país comprador, agentes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) pertenecientes a la Coordinación de Plagas y Enfermedades del Laboratorio Vegetal participan en las inspecciones entomológicas que se realizan en la zona primaria aduanera del aeropuerto internacional de Ezeiza.

Allí se almacenan las diversas mercaderías que luego se cargarán en la bodega de los aviones. A través de un exhaustivo control y detección de plagas, el Senasa sostiene la calidad del envío.

De esta forma, el organismo sanitario contribuye a resguardar los mercados internacionales al asegurar a los consumidores estadounidenses puedan disfrutar de las deliciosas cerezas argentinas, con su sello característico de sabor distintivo.