Luis Picat es productor porcino de Jesús María, en Córdoba, y el último domingo ganó las elecciones municipales con el 54% de los votos. La actualidad, el rol del radicalismo y las retenciones, de todo eso habló con Radio Campo, por Radio Colonia.

El flamante intendente electo por la UCR llegó a la función pública en 2008, como director de Saneamiento de esa localidad, para solucionar una problemática vinculada al tratamiento de cloacas y de residuos. Sin embargo, a los pocos meses el conflicto por la 125 lo llevó a pedir una licencia sin goce de sueldo para encabezar el reclamo por las retenciones.

Viene de una familia tradicionalmente radical e históricamente activa en la participación política, por lo que en 2011 apuntó también a eso. Este año le tocó ser el candidato a Intendente por el radicalismo, aunque la lista no es parte de la alianza Cambiemos, a la que sí apoyó el partido en 2015. Se trata de un frente amplio liderado por la UCR pero que involucra a partidos independientes y lleva como candidato a Gobernador a Schiaretti.

Picat recordó aquellos días en las rutas reclamando por la Resolución que intentaba imponer en el Senado la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y asegura que la política ha usado siempre al campo para tratar de salvar al país, y aprovechar las ventajas productivas, tecnológicas, la eficiencia y las “mentes brillantes” que tiene el sector.

Ahora, resalta, el campo tiene la oportunidad de ser el que lidere el cambio. “Recuerdo la cara de Pichetto cuando fue el voto no positivo de Julio Cobos, así como también recuerdo la de Martín Lousteau, con quien hace poco tuve la oportunidad de hablar sobre esto”, dijo, y apuntó a “no demonizar” a todos los que fueron parte de esa iniciativa, ya que “no supieron ver lo que nos pasaba”.

Además, Picat pidió una autocrítica: “Nuestro Presidente tampoco pudo cumplir, y estamos prácticamente con la misma resolución en vigencia, pero hay diferentes formas y tratos del Gobierno, porque sabe que somos los que podemos solucionar la economía, aunque para eso deberían dejarnos crecer, invertir y generar el empleo genuino que necesitamos”.