Un grupo de estudiantes de la Escuela de Educación Secundaria Técnica N° 3 del Barrio San José de Temperley, Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, trabaja en el saneamiento de un arroyo bonaerense con microalgas, a partir de técnicas desarrolladas en la cátedra de Química Inorgánica y Analítica de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA). Con el asesoramiento de los docentes universitarios comenzaron a tratar aguas que están contaminadas con nutrientes y ahora están compitiendo con otros establecimientos educativos en las últimas instancias de la Feria de Arte, Ciencia y Tecnología.

Alejandra de los Ríos es docente de la materia Química Analítica de la escuela, que dicta a los jóvenes del séptimo año, y también es profesora de la cátedra de Química Inorgánica y Analítica de la FAUBA. Desde 2013 viene trabajando por iniciativa de los jóvenes del secundario en distintos proyectos para tratar aguas contaminadas y lograr parámetros de calidad que permitan reutilizarlas en el riego o en cultivos hidropónicos (que no utilizan el suelo).

“Además de sanear las aguas que se vierten en los arroyos, para no seguir contaminándolos, queremos promover la utilización de agua tratada con las microalgas en actividades que no necesiten agua potable, como baldear o regar, por ejemplo”, explicó.

Luego de avanzar en las primeras experiencias con el arroyo Las Piedras, en 2018 se comenzaron a tomar muestras en el arroyo San Francisco. “Estos cuerpos de agua atraviesan la ciudad y contienen distintos efluentes, domiciliarios e industriales”, dijo la docente. Los análisis arrojaron la presencia de hierro, calcio, magnesio y altos niveles de nutrientes como nitrógeno y fósforo.

Los jóvenes de la escuela se acercaron junto a su docente a la Facultad de Agronomía de la UBA para conocer más sobre los tratamientos con microalgas, que se podrían aplicar para mejorar la calidad del agua. Allí fueron recibidos en dos oportunidades por Agustín Rearte, quien también es docente de la cátedra de Química Inorgánica y Analítica y cuyo tema de investigación son las microalgas. Llevaron muestras, sacaron fotos con el microscopio y recibieron asesoramiento de Rearte y de otros docentes de la cátedra, como Amalia Bursztyn Fuentes, Gonzalo Arnedillo y Santiago Marsili.

A partir de este asesoramiento, los alumnos confeccionaron un fotobiorreactor donde se desarrollan las microalgas fotosintetizadoras a expensas de los nutrientes, y un filtro natural de grava y arena que retiene las algas y deja pasar el agua tratada.

En los análisis que realizaron posteriormente con el agua tratada, se detectó una disminución en la concentración de iones y se obtuvieron mejoras en parámetros como pH, conductividad eléctrica y oxígeno disuelto. “Estos resultados han entusiasmado a los estudiantes, quienes están pensando en diferentes usos que se podría dar a esta agua, como su utilización para riego y cultivos en hidroponia, entre otros”, consideró de los Ríos, y sostuvo que se trata de una tecnología de bajo costo y bajo consumo energético que podrían adoptar las fábricas de la provincia de Buenos Aires para sanear sus efluentes.

Rearte destacó la formación que los jóvenes reciben en la escuela y el interés que mostraron al visitar el laboratorio de la FAUBA para aprender más sobre las microalgas. Al respecto, detalló que el objetivo de esta tecnología es remover los nutrientes (principalmente nitrógeno y fósforo) de los efluentes, bajar los niveles de materia orgánica y evitar la eutrofización, un proceso que promueve el crecimiento masivo de algas y genera condiciones de escasez de oxígeno en los cuerpos de agua.

Asimismo, indicó que la biomasa de microalgas resultante del tratamiento de los efluentes podría utilizarse luego como biofertilizante o suplemento alimenticio para animales, dependiendo de su calidad. Por otra parte aclaró que en los casos donde se observa la presencia de metales pesados, esta opción no es posible porque los elementos contaminantes quedan retenidos en las paredes celulares de las microalgas.

Competencia

En 2019 estudiantes y docentes de la escuela presentaron el proyecto, que denominaron “Eco-recuperación del agua”, en la Feria de Arte, Ciencia y Tecnología, que se realiza a nivel nacional. Ya lograron clasificarse en la instancia distrital (Lomas de Zamora), también ganaron el primer puesto en la regional (que comprende Avellaneda, Lanús y Lomas) y ahora competirán a nivel provincial en la ciudad de Mar del Plata. Si superan esa instancia, podrían llegar a la final para competir a nivel nacional.

El establecimiento educativo N° 3 es la única escuela técnica especializada en química que está ubicada en el municipio de Lomas de Zamora, y en los últimos años viene mostrando un gran desempeño en la materia. De hecho, en 2018 ya obtuvo el primer puesto en la competencia a nivel nacional, con otro proyecto y otros docentes.

“Nuestros alumnos están muy motivados”, aseguró de los Ríos, y comentó que existe un gran interés por estudiar temáticas relacionadas con el ambiente. “Otros grupos están trabajando en el reciclado de plásticos y fabricando filamentos que se utilizan en una impresora 3D; produciendo biogás con restos orgánicos, como bosta de caballo y de vaca; y elaborando productos agroecológicos para las plantas, como insecticidas naturales”, detalló la docente.