caminos rurales

La hidrología es una rama de las Ciencias de la Tierra que estudia el agua, su ocurrencia, su distribución y su circulación en el terreno. Esto incluye desde las precipitaciones, la escorrentía, la humedad del suelo, la evapotranspiración, las aguas subterráneas hasta el equilibrio de las masas glaciares.

Desde el INTA, los investigadores analizan los problemas, llevan a cabo relevamientos de campo y mediante sensores remotos y utilizan modelos hidrológicos en la realización de estudios a escala regional y local, que brindan un diagnóstico acabado del comportamiento hídrico en un determinado territorio. El comunicador del INTA, Pedro Ibáñez, dialogó con Palabra de Campo -por Radio 10- sobre cómo el conocimiento obtenido contribuye al diseño de cursos de acción que favorezcan la conservación de los caminos rurales, en el marco de procesos de ordenamiento territorial.

En este contexto, especialistas del INTA Balcarce, Otamendi y Mar del Plata realizaron un estudio hidrológico del partido bonaerense de General Alvarado, que fue solicitado por el Municipio de Miramar y contó con su apoyo institucional. Se comprobó que el 53 % del territorio presenta algún grado de limitante hidrológica al drenaje, de los cuales el 25 % afectan vías de comunicación no asfaltadas. La experiencia sentó una base metodológica para la replicación de estudios hidrológicos en situaciones y territorios similares.

Como resultado del estudio, Marino Puricelli –investigador del Grupo de Recursos Naturales del INTA Balcarce– explicó que “se generaron conocimientos hidrológicos locales originales, cartografía temática, análisis hidroclimáticos de fenómenos extremos, y estimaciones de escurrimiento superficial para diferentes puntos críticos previamente priorizados por la autoridad municipal”.

El estudio se desarrolló sobre la base de 79 puntos críticos, dentro de 18 cuencas hidrográficas, y abarcó un total de 218000 hectáreas.

De acuerdo con el investigador, “el trabajo de campo y los resultados aportados por la modelación hidrológica permiten sugerir que la solución de los actuales problemas de drenaje trasciende, claramente, la necesaria intervención local mediante obras viales”. En este caso, el desafío implica analizar la problemática desde una visión más amplia, con el objetivo de encarar medidas orientadas a la conservación de suelos y aguas a fin de contribuir al desarrollo sostenible de los sistemas productivos.

Actualmente, la experiencia realizada en el partido de General Alvarado se replica en el partido de Balcarce a partir de una superficie de análisis de 417.200 hectáreas. El proyecto es trabajado en conjunto por la agencia de extensión rural del INTA en Balcarce, la Comisión de Caminos Rurales, el municipio y la Autoridad del Agua provincial.