¿Es posible un gran acuerdo nacional al estilo del que reclama la Iglesia? ¿Por qué el Gobierno no lo encaró antes? ¿Hay alguna autocrítica al respecto?, le lanzó la periodista Silvia Mercado al senador Federico Pinedo en el Congreso Maizar 2019.

Para poner en contexto su respuesta, el legislador recordó que cuando Cambiemos llegó al poder tenía 15 senadores sobre 72, y el principal opositor prácticamente triplicaba esas bancas. “A pesar de esto, se aprobaron por consenso varios temas importantes, como la salida del default, la reconstrucción del crédito argentino, la repatriación de 147.000 millones de dólares, la modificación de los sistemas de ART que redujo más de 40% los juicios a nivel país, el acuerdo fiscal con las provincias (que se comprometieron a no tener déficits, no contratar más personal, etc.) y en conjunto se trazó un plan de disminución de impuestos”, enumeró, además de otros “acuerdos relevantes”, como Vaca Muerta o el proyecto de economía del conocimiento.

En su opinión, “hay que tomar nota de que la construcción de consensos es algo que va a seguir: se habla mucho de la grieta, pero no de esto otro que movilizó a más de la mitad de las dos cámaras del Congreso”, señaló.

“Para dialogar hace falta respetar al otro. Eso lo hemos hecho, le facilitamos al otro que pueda llegar a un acuerdo desde su lado; sabemos también cuándo hay buena fe o no”.

Ante la pregunta de por qué el Gobierno no quiso esa foto del gran acuerdo, Pinedo admitió que hay bastantes cosas que Cambiemos puede criticarse. “En el momento en que Macri tenía esa representación parlamentaria tan chica y había gente que no quería que terminara su mandato, el Gobierno no quiso avalar que hiciera falta un acuerdo con el peronismo, que estaba desacostumbrado a no gobernar, y Cambiemos, que estaba visto como un accidente. Después, al Presidente le fue muy bien en 2017, y algunos pensaban que estando bien no hacía falta. Yo creo que era mejor hacer un acuerdo más global sobre un conjunto de medidas que una a una, aunque no sé si habría podido”, indicó.

Para Pinedo, si se toman los diez puntos de Macri y se los compara con los de Lavagna o Schiaretti, no hay grandes diferencias: “El acuerdo ya sucedió”, afirmó.
Mercado le preguntó si quienes más incentivaron el diálogo en Cambiemos fueron castigados por la “mesa chica”. En respuesta, el legislador diferenció las tareas de los legisladores y la del Poder Ejecutivo. “En cuanto a los legisladores, por suerte no tuvimos mayoría en las dos cámaras; creo que eso permitió que las cosas funcionaran, los legisladores saben que tienen que acordar. En el Poder Ejecutivo ha habido un ministro a mi juicio excepcional, Rogelio Frigerio, que hizo acuerdos con los gobernadores. No se ve mucho, pero Macri hizo una transferencia enorme de recursos y de competencias a las provincias, casi todas estaban con déficit y ahora tienen superávit. Ya no va a venir un Presidente a dirigirlas tan fácil, pueden plantarse de otra manera y defender a sus sectores productivos. Frigerio lideró ese acuerdo”.

Respecto de si puede haber un acuerdo con el peronismo federal, Pinedo señaló que debería contestarlo el Presidente y no un senador, pero destacó la noticia del día de que Alternativa Federal haya decidido presentar candidato, y que el día previo la UCR haya ratificado su presencia en Cambiemos, por 290 votos contra 14. “Muchos coincidimos con que sea una coalición de gobierno y no electoral”.

Para Pinedo, “la principal reforma que necesitamos es la misma que motivó el pacto de La Moncloa, y es terminar con la inflación”. En cuanto a la reforma laboral, dijo que le resulta un concepto extemporáneo: “La mitad de los chicos que hoy están en la primaria va a tener trabajos que hoy no sabemos qué son; y el 50% de los que están en el secundario no lo termina. Creo que hay cosas más profundas que la reforma laboral. En Estados Unidos el 80% de la economía son servicios. El trabajo no es lo mismo que antes, ahora hay Uber en el transporte de granos, por ejemplo”.

Como mensaje final, Pinedo señaló que “los productores toman riesgos, innovan, y los gobernantes tienen que garantizar el largo plazo, la previsibilidad, los acuerdos, con instituciones. “La Argentina fracasa porque no ha mostrado que puede ser solvente a 5 años. Los políticos tienen la obligación de hacer un acuerdo para garantizar el largo plazo”.

Por otro lado, destacó que “hay varias conquistas que tenemos que poner en valor: no gastar más de lo que tenemos, que la economía cerrada es economía cara para los argentinos, que tenemos que tecnificarnos todos los días, que tenemos que innovar como hacen ustedes, entre otras. Esto está transformando a la Argentina en una economía diferente, y ustedes son la punta: tengamos convicción, coraje, optimismo, no de que lo podemos hacer, sino de que lo vamos a hacer”.