El Congreso cambió mucho en los últimos años. Básicamente, el hecho de haber quedado mejor repartido hacía parecer que el trabajo legislativo sería interesante desafío para las fuerzas políticas. Sin embargo, para Andrés Vallone, diputado nacional de San Luis por Unidad Justicialista, “fue muy difícil trabajar en el Congreso durante el Gobierno de Macri”.

En una charla con Radio Campo -por Radio Colonia- el legislador puntano, que termina su mandato este 10 de diciembre, y se viene desarrollando como secretario de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, asegura que esperaban una actividad de consenso que no se dio.

“Ha habido algunas leyes polémicas que generaron posiciones muy duras pero este año terminamos el período con un Congreso absolutamente paralizado. Hace tres meses que no sesiona y las comisiones también están paradas”, dijo.

En esa línea, explicó que considera que hay una decisión política del Presidente Macri de tener un Congreso que no opine, no genere propuestas ni Leyes. “Quienes asuman en diciembre van a tener un Congreso movido y con mucha actividad, atendiendo a las leyes fundamentales que va a necesitar el nuevo Presidente”.

En principio, el presupuesto será una de ellas. El bloque justicialista había pedido que no se tratara antes de saber a manos de quién estaría el nuevo Gobierno, pero ahora parece no poder tener tratamiento hasta el 10 de diciembre, por lo que iría a sesiones extraordinarias.

“El gran desafío que tiene Alberto Fernández es, primero, controlar el optimismo que genera su llegada, debe ser serio y estar basado en la realidad, porque recibe una Argentina quebrada, con una deuda que es imposible de pagar si no hay una negociación”, aclara.

En segundo lugar, habla justamente del otro gran desafío del que participará el Congreso: avanzar en la renegociación de la deuda. Después, advierte, será tarea conjunta avanzar con todo el sector productivo para poner en marcha la rueda y “volver a ser la economía que lograba un círculo virtuoso”.