La Red de Cultivos de Servicios es una iniciativa de Aapresid a la que BASF se unió para para generar una comunidad que aporte datos, relacionamiento y experiencias compartidas dirigidas a enriquecer la industria agrícola y las demandas técnicas que agreguen valor a los productores para explorar nuevas alternativas en cultivos de cobertura.

Sobre eso dialogó con Radio Campo -por Radio Colonia- Aimar Penna, gerente de cultivos de BASF, que explicó cómo la conexión y el trabajo en conjunto entre ambos actores permiten conocer el comportamiento de las especies que pueden emplearse como cultivos de servicios, a fin de generar información sobre cómo mejorar los sistemas de producción, qué impacto generan en el rendimiento del cultivo sucesor y brindar al productor agropecuario soluciones prácticas y nuevas miradas en un marco de tendencias de vanguardia.

Tal como detallaba el especialista, los cultivos de servicio no sólo colaboran con la conservación del suelo, sino que también garantizan una amplia variedad de beneficios, como el control de malezas, mejoran la dinámica del agua, contribuyen con la protección del suelo y ayudan en la retención de carbono y nitrógeno en el suelo, entre otros. Además, marcaba que el proyecto, en desarrollo desde agosto de 2018, es clave para llevar adelante un trabajo con foco en las interacciones y sinergias entre los cultivos de servicios y fitosanitarios: “Esto permite crear amplitud de estrategias para el mejor manejo y la gestión de malezas, plagas y enfermedades que afectan a los cultivos”.

Durante el otoño y el invierno se siembran especies como avena, vicia, centeno y tréboles, que captarán recursos del ambiente que de otra forma se estarían desaprovechando y quedando disponibles para el crecimiento de malezas. “Son llamados cultivos de servicios, porque pueden aportar diferentes servicios al agroecosistema. Lo importante es tener claro ese objetivo y elegir la mejor especie o especies para lograrlo. Suelen sembrarse con el fin de aportar vida, nitrógeno y estructura al suelo y bajar la tasa de uso de herbicidas. Además, están pensados para retener el rastrojo e impedir la erosión, entre otros”, afirmaba Aimar Pena, Gerente de Maíz, Girasol, Sorgo, Arroz y Algodón en BASF.

La Red de Cultivos de Servicios es un claro ejemplo de co-creación que permite acercar investigación e innovación al productor agropecuario. Además, de esta forma se continúa promoviendo un desarrollo más sustentable de la agricultura.