La siembra de trigo se encuentra próxima a finalizar en Argentina. El entusiasmo de los productores queda reflejado en un marcado aumento de área. 

  • El clima continúa jugando a favor y alimentan el optimismo productivo. 
  • En el mercado local, los precios disponibles permanecen en niveles atractivos y los valores a cosecha aportan buenos resultados económicos, pero la oferta se mantiene a la espera nueva recuperación.
  • El contexto internacional permanece marcado por un avance en la producción, respecto al ciclo previo.
  • Las tareas de cosecha marchan a ritmo en los principales núcleos productores del hemisferio norte. 
  • Se destaca la frágil situación que atraviesa Australia, donde las expectativas de producción permanecen atadas al devenir de las condiciones climáticas. El nuevo ciclo estaría enfrentando, nuevamente, condiciones atípicamente secas durante el invierno.

RECUPERACIÓN MUNDIAL, PERO CON NÚMEROS MÁS AJUSTADOS

Las estimaciones más recientes publicadas por el USDA aportaron números más ajustados, para algunos centros productores mundiales, pero mantuvieron las perspectivas de recuperación respecto al ciclo 2018/19.

Según el organismo, el volumen de cosecha mundial se estaría ubicando en torno a 771 mill. tn. Así, la estimación habría sufrido un recorte del 1%, respecto al cálculo de junio, pero continuaría dando cuenta de una significativa recuperación productiva. El avance respecto a la campaña 2018/19 se ubicaría en torno al 5%.

Tomando en consideración los supuestos de aumento de demanda mundial realizados por el USDA, el remanente del nuevo ciclo se estaría ubicando en torno a 286 mill. tn. Si bien el número resulta más acotado que el cálculo de junio (que se había ubicado en 294 mill. tn.), el mismo continúa dando cuenta de que se transita un ciclo de recuperación de stocks finales. Este fenómeno representa uno de los principales condicionantes que podrían mantener bajo presión la evolución de los precios en los distintos mercados mundiales.

Entre los principales interrogantes, aparece el resultado productivo que podrá alcanzar Australia. El país transita un nuevo ciclo dominado por condiciones climáticas secas.

TRIGO – PRODUCCIÓN Y STOCKS FINALES MUNDIALES (en mill. tn.)
2018/19 2019/20 (USDA jun) 2019/20 (USDA jul)
Producción Mundial 730,9 780,8 771,4
EE.UU. 51,2 51,7 52,2
Canadá 31,8 34,5 33,3
Australia 17,3 22,5 21,0
Argentina 19,5 20,0 20,0
Unión Europea 137,2 153,8 151,3
Rusia 71,6 78,0 74,2
Ucrania 25,0 30,0 29,0
Kazajistán 13,9 13,8 14,0
Otros 364,1 376,5 376,4
Stocks Finales Mundiales 275,1 294,3 286,4
Fuente: Grassi S.A. en base a USDA.

EE.UU.

Con la cosecha de invierno en marcha, se mantienen buenas perspectivas de producción en el país del norte. En tanto, el trigo de primavera forma espiga bajo condiciones aceptables. El saldo conjunto se estima en torno a 52 mill. tn.

Las labores de recolección logran cubrir 69% de la superficie sembrada de invierno. De esta forma, la mayor parte de la producción ya estaría recolectada. Se destacan ligeras demoras en el avance de las tareas, respecto al promedio de las últimas campañas, ubicado en 79% en esta época del año.

Por otra parte, el trigo de primavera presenta buenas condiciones, con el 76% de los lotes bajo condiciones buenas a excelentes. Ante esta situación, de no mediar mayores complicaciones climáticas, resultaría poco probable que el USDA se viera obligado a realizar ajustes de magnitud en la estimación de rindes o producción. Recordamos que el trigo de primavera representa cerca de un tercio del total del trigo americano.

Unión Europea

Ligeras complicaciones climáticas en el tramo final de definición de rindes impusieron leves revisiones en las perspectivas productivas. De todas formas, el volumen estaría dando cuenta de una recuperación respecto al último ciclo.

Condiciones climáticas dominadas por escasez en la oferta hídrica y elevadas temperaturas, en diversas zonas productoras, opacaron levemente las perspectivas productivas.

De esta forma, los últimos cálculos publicados por el USDA, ubicaron la producción en torno a 151 mill. tn., frente a los 153 mill. tn. previstos el mes previo. Pero, a pesar de los recortes recientes en las perspectivas, se mantiene la idea de recuperación respecto a la campaña previa. Recordamos que, debido al predominio de condiciones climáticas adversas, la producción 2018/19 se había ubicado en 137 mill. tn.

En lo que hace a la trilla, las tareas avanzan en las principales zonas productoras y el ingreso de la mercadería suma presiones en las principales plazas mundiales.

El Mar Negro

Ucrania y Rusia también resultaron protagonistas de recortes recientes en las perspectivas de producción. En conjunto, el ajuste alcanzó cerca de 5 mill. tn. La mayor parte correspondería al segundo y estaría vinculada a condiciones de escasez hídrica y elevadas temperaturas en las zonas del Volga, el centro y el sur.

Se destaca que, en sentido similar, la consultora SovEcon revisó a la baja las proyecciones de producción de Rusia, respecto a las estimaciones previas. De esta forma, la llevó a 73,7 mill. tn., desde 76,6 mill. tn.

Australia

Nota aparte merece la situación productiva en Australia, cuya mercadería ingresa a los canales comerciales paralelamente con la de Argentina. Condiciones climáticas desfavorables continúan condicionando las perspectivas de producción.

En particular, en su último reporte mensual, el USDA ajustó a la baja la proyección a 21 mill. tn. Si bien el dato daría cuenta de una recuperación tras el magro resultado obtenido en el ciclo 2018/19 (17,3 mill. tn.), se ubicaría por debajo de los registros normales del país. Ante el deterioro del panorama productivo, fuentes oficiales de Australia recortaron las proyecciones de exportaciones de a 11,7 mill. tn., de 14 mill. tn. calculadas previamente.

Este fenómeno podría generar oportunidades en los mercados del sudeste asiático, para otros países proveedores, como Argentina. Es por esto que el devenir productivo de Australia mantiene particular relevancia.

En suma…

Más allá de los ligeros ajustes recientes, el escenario productivo mundial continúa marcado por el predominio de una recuperación en la producción, en los principales núcleos trigueros. A la vez, la cosecha avanza en el hemisferio norte y la disponibilidad de holgados volumen condiciona la recuperación de los valores. Por último, particular atención habrá que poner en la evolución de la campaña australiana, que podría imponer mermas en la oferta, en momentos donde la demanda suele volcarse a los orígenes del hemisferio sur.

ARGENTINA: UNA CAMPAÑA QUE PROMETE

El suceder de las semanas fue consolidando las buenas perspectivas mantenidas. Condiciones climáticas favorables y resultados económicos atractivos estarían sustentando un ciclo de aumento de área y apuesta tecnológica.

Hacia la última semana de julio, las tareas de siembra transitaban la recta final, con una superficie nacional calculada en 6,6 mill. has. Este número estaría dando cuenta de un avance del  6,5% respecto a la campaña 2018/19.

A la vez, las condiciones climáticas tenderían a permanecer favorables para el desarrollo de los lotes, en las principales zonas trigueras del país. Los pronósticos apuntan a un inverno/primavera con predominio de probabilidad de un escenario neutral o niño débil.

En caso de no mediar mayores complicaciones, se descuenta que el volumen de producción podría volver a ubicarse en torno a 20 mill. tn.

En cuanto a los resultados económicos, si bien los valores actuales a cosecha aportan buenos resultados, el precio objetivo de la oferta parecería ubicarse en torno 180 U$S/tn. Ante este contexto, la posibilidad de lanzar un call para acercar posiciones a dicho valor, aparece como una herramienta atractiva para comenzar a cerrar márgenes.

LOS PRECIOS, CONDICIONADOS POR LAS BUENAS PERSPECTIVAS MUNDIALES 

Al analizar la tendencia de los precios, los principales mercados mundiales parecen sentir el peso de una campaña que apunta a una recuperación de producción y un posible aumento de stocks.

Si bien los recientes recortes en las perspectivas de producción aportaron ligeros impulsos, los valores continuaron operando entre bandas.

En el plano local, los valores a cosecha vienen demostrando un ligero debilitamiento desde las últimas semanas.   Así, las cotizaciones promediaron los 170 U$S desde principios de Junio a la actualidad. La presión de cosecha en el exterior, y las buenas perspectivas en el inicio de la campaña local se deja sentir en el devenir de los precios en la plaza doméstica. De este modo, se presenta un escenario de valores distinto respecto de lo que sucedía el año pasado, donde el contexto externo proponía un recalentamiento de los precios.

Ahora bien, de cara a una nueva cosecha en Argentina, donde el clima no estaría imponiendo mayores complicaciones, el seguimiento del desarrollo de la campaña australiana mantiene relevancia. Mayor deterioro podría aportar impulso, al tratarse de un competidor directo de nuestro trigo en algunos destinos asiáticos. De todos modos, debe considerarse que la evolución de los  podrían estar limitados dado que, este año podrían ser parcialmente contrarrestado (a diferencia de lo ocurrido en 2018) ante el mayor remanente que podrán aportar países productores del hemisferio norte.