Ingrid Jetter se encuentra ya abocada a la intensa agenda de las sesiones extraordinarias de la Cámara de Diputados de la Nación trabajando, participando y coordinando reuniones con distintos sectores. El día martes 21 de enero, Diputados Nacionales del interbloque de Juntos por el Cambio organizaron un encuentro con las cuatro entidades que conforman la Mesa de Enlace Nacional, hubo representantes de la Sociedad Rural, la Federación Agraria, Coninagro y Confederaciones Rurales Argentinas. Por la provincia de Corrientes participaron la diputada nacional y referente local de Juntos por El Cambio y Fundación Pensar Ingrid Jetter y el ex ministro de la producción y actual diputado nacional Jorge Vara, ambos muy comprometidos con el sector referente al agro. Uno de los objetivos de la diputada Jetter es llevar una agenda en torno a estos temas desde su banca en el Congreso de la Nación.

En esta oportunidad la idea fue conocer de primera mano la situación de la producción a través de la dirigencia del campo argentino sobre las medidas tomadas por el gobierno actual, y su impacto en las economías del interior del país, no sólo por el tema derechos de exportación, sino por el aumento de la carga tributaria que en algunas jurisdicciones ya está provocando la suspensión del Consenso Fiscal.

“Las entidades  que conforman la Mesa de Enlace del sector agropecuario expusieron su visión del sector, en tal sentido, se resaltó que la problemática no está dada sólo por los derechos de exportación o ¨retenciones¨, sino por la gran cantidad de impuestos que afectan a la actividad, a los que se suman los provinciales y municipales que se aplicarán en virtud de la suspensión del Consenso Fiscal, lo que redundará –como sucedió en otras oportunidades- en un aumento de la economía marginal. Una mayor carga tributaria implica menos desarrollo, menos inversión, menos innovación tecnológica, en definitiva, menos trabajo y producción”, expresó Ingrid Jetter.

Desde las entidades advirtieron la preocupación que genera esta situación en el campo social, donde se percibe una tensa calma, con creciente preocupación en las diferentes asambleas que se suceden a lo largo y ancho del país, donde se está instalando una fuerte sensación de injusticia para con el campo, al que se lo ve como una fuente de recursos fiscales y no como principal motor de las economías regionales y locales.

“Si el Estado sigue esquilmando al sector más eficiente que tenemos vamos a estar cada día más postergados como país. Estamos convencidos de que tenemos que apoyar los rubros en los que somos competitivos en el mundo para generar mucho más trabajo, oportunidades y desarrollo” sostuvo la legisladora nacional.

Los dirigentes coincidieron en que en los últimos 20 años el sector se ha descapitalizado, y tal como puede observarse en el último censo agropecuario han desaparecido una gran cantidad de productores. La actividad agropecuaria precisa no sólo previsibilidad y reglas claras, sino señales concretas que permitan una planificación de la producción a mediano y largo plazo.

Tanto los diputados como los representantes de las entidades, destacaron la importancia de mantener un diálogo fluido y acordaron aprovechar espacios institucionales, y el Congreso en particular, para que haga las veces de caja de resonancia de estas problemáticas que aquejan en definitiva no sólo al sector agropecuario, sino a la sociedad en su conjunto