Este domingo el vino argentino celebra su día como bebida nacional, pero los festejos ya empezaron. Primero, hacia adentro, mirando los números de un año que termina bien en un contexto general poco positivo y, segundo, hacia afuera, con un concierto en el que las voces del vino brillaron mostrando en plena Buenos Aires el espíritu de las provincias que lo producen.

Si bien admite que la cadena es muy heterogénea y que hay algunos eslabones mejor posicionados que otros, Carlos Fiochetta, presidente de COVIAR, explicaba en Radio Campo -por Radio Colonia- que después de algunos años negativos, este 2019 cierra con cifras positivas.

El año cierra con un 2 o 3% de crecimiento en el consumo interno, y es un número importante si se ve el contexto general de caída en el acceso a bienes y servicios en el mercado local por la pérdida de poder adquisitivo de los últimos meses. A la vez, las exportaciones también crecieron y tienen mejores perspectivas para 2020.

Hay una contracara más vinculada a la producción primaria que la sigue pasando difícil por los costos, las tarifas, y los problemas que se ven en todas las producciones de las economías regionales hoy. Además, en su caso particular, se da que, de cara a la cosecha, hay un nivel de existencias de vino que estaría presionando los precios.

Para festejar, COVIAR y su unidad ejecutora -el Fondo Vitivinícola Mendoza, presentaron este jueves “Las voces del vino”, un espectáculo en el Centro Cultural Kirchner, con grandes músicos populares y de las provincias productoras del vino argentino para recorrer la esencia y la música que rodea a esta producción que logró que Argentina sea el primer país en determinar al vino como su bebida nacional.